El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino realizará el reparto de 141.753 toneladas de cuota láctea gratuita procedente de la reserva nacional, disponible para el periodo de tasa 2010-2011, a los ganaderos que solicitaron cuota y cumplían los requisitos establecidos en la convocatoria de asignación. En total serán 1.512 los ganaderos que […]

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino realizará el reparto de 141.753 toneladas de cuota láctea gratuita procedente de la reserva nacional, disponible para el periodo de tasa 2010-2011, a los ganaderos que solicitaron cuota y cumplían los requisitos establecidos en la convocatoria de asignación.

En total serán 1.512 los ganaderos que se beneficiarán de este reparto excepcional, siendo este el segundo año consecutivo en que se procede a esta asignación gratuita, destinada a jóvenes ganaderos inmersos en programas de nueva instalación y de modernización de explotaciones, que hayan realizado un proyecto de inversiones que implique una ampliación de la producción y, por consiguiente, necesidad de disponer de una cuota láctea suficiente.

Esta medida se complementará en la presente campaña con la cesión gratuita de 254.000 toneladas de cuota láctea procedente de la reserva nacional, de forma que la práctica totalidad de la cuota láctea existente en la reserva nacional se pone a disposición del sector a través de uno u otro mecanismo.

Atendidas todas las peticiones

Hay que destacar que se ha podido atender a todos aquellos ganaderos que lo solicitaron y cumplían los requisitos establecidos, aunque para ello haya sido necesario reducir la asignación máxima por explotación en el caso de los productores con programas de modernización de las explotaciones, dándose prioridad en este caso a los productores jóvenes.

Con esta medida se pretende avanzar en la consecución de dos de los grandes retos a los que se enfrenta el sector lácteo español: la necesidad de facilitar y estimular el relevo generacional y el objetivo de aumentar la competitividad de las explotaciones lecheras a través de la modernización y la innovación, redimensionando las explotaciones y dotándolas de una estructura y tamaño que se aproxime cada vez más a la media de las existentes en los principales países productores de la Unión Europea.