La época veraniega está casi siempre asociada a un mayor desperdicio alimentario. Las vacaciones, el cambio de rutinas, la tendencia a aprovechar el buen tiempo para salir más a comer fuera de casa, lo que hace que la comida de la despensa o la nevera se quede sin consumir y se acabe estropeando…

Pero también influye en gran medida el propio tipo de comida que consumimos durante los días calurosos, ya que nos decantamos más por productos frescos y alimentos más perecederos, que son más difíciles de conservar adecuadamente.

Claves para conservar mejor los alimentos en los periodos de más calor

Por ello, desde Too Good To Go —movimiento internacional contra el desperdicio de alimentos, y aplicación móvil que hace de intermediaria entre restaurantes o tiendas que ponen a la venta productos o alimentos que no han vendido al servicio de los consumidores para no malgastar la comida— han querido ofrecer una serie de claves fáciles de aplicar para aprovechar los alimentos y disfrutar de un verano con un desperdicio lo más cercano posible a cero.

LAS VERDURAS

Hay muchos trucos para conservar fresca por más tiempo las verduras. Por ejemplo, las zanahorias se conservan mejor en un ambiente húmedo, y para mantenerlas crujientes como el primer día y que no se marchiten se pueden cortar y dejarlas en un tarro con agua, al que también podemos añadir unas gotas de vinagre, conservándolo en la nevera y cambiando el agua cada vez que se enturbie.

Para evitar que los tomates maduren se recomienda mantenerlos boca abajo, ya que de esta manera, se evita en buena medida que entre aire por el tallo. Además, puedes pegar un poco de cinta adhesiva en la parte blanca del pedúnculo para que se mantenga así mucho más tiempo.

En el caso de las patatas, aunque su textura variará, se pueden congelar y hay que hacerlo correctamente para no alterar sus propiedades. Para ello, a la hora de freírlas hay que hacerlo hasta la mitad de su cocción, retirándose cuando estén doradas pero no completamente fritas, y dejarlas enfriar. Otra opción es hervir las patatas durante 5 minutos (sin hervirlas del todo), dejarlas enfriar en un bol con hielo y después secarlas bien y guárdalas en una bolsa hermética, quitándoles todo el aire.

LAS FRUTAS

El congelador es el mejor aliado contra el desperdicio de alimentos. Podemos congelar la fruta que ya se esté madurando y no vamos a consumir en breve, y luego aprovecharla para hacer helados o smoothies. Una solución nutritiva y refrescante que nos ayuda a aprovechar al máximo la fruta antes de que se estropee por el calor.

Resumen
Claves para conservar mejor los alimentos en los periodos de más calor
Título
Claves para conservar mejor los alimentos en los periodos de más calor
Descripción
La época veraniega está casi siempre asociada a un mayor desperdicio alimentario. Las vacaciones, el cambio de rutinas, la tendencia a aprovechar el buen tiempo para salir más a comer fuera de casa, lo que hace que la comida de la despensa o la nevera se quede sin consumir y se acabe estropeando…
Autor