Tras varios años de descenso, los últimos datos relativos al pasado año 2015 indican que el gran consumo ha aumentado tanto en volumen como en valor. En volumen, el incremento se cifra en un 0,3%, frente al descenso del 1,8% registrado en 2014. Por su parte, el crecimiento en valor ha sido del 1,8%, frente a la caída del 2,9% de 2014.

Las cifras, correspondientes al Informe Sectorial 2015 de CESCE, parecen confirmar que finalmente, y tras varios años de descenso, en 2015 se ha consolidado la demanda y se ha producido el fin del entorno deflacionista. Una conclusión que también se ve apoyada con el dato relativo a los precios del gran consumo, que vuelven a crecer por encima del IPC, registrando un incremento del 0,7% frente al 0,0% del índice general.

En esta misma línea de crecimiento del consumo alimentario, y tras la bajada de 2014, el gasto alimentario total ha aumentado un 1,01% en 2015 —hasta los 99.000 millones de euros— y la tendencia ha continuado en el primer trimestre de 2016, con un crecimiento de las ventas en hipermercados y supermercados del 3,1%. Este aumento va acompañado de un incremento de los precios de un 0,8%.

En cuanto al consumo fuera del hogar, en 2015 se ha mantenido el ritmo de crecimiento del gasto en el 0,4%, como en 2014, y además se ha incrementado el número de salidas un 0,8%, frente a la disminución del 1,6% registrada el año anterior. Gracias a esta mayor frecuencia de las salidas y al incremento del ticket medio, el gasto fuera del hogar ha aumentado un 1,2% en 2015, hasta alcanzar los 31.994 millones de euros, después de cinco años consecutivos de descenso.

Respecto a los hábitos de compra, cada vez se acude más a las tiendas (+1,6%), ya que el consumidor considera que de esta forma controla mejor lo que gasta: descenso del ticket medio de compra del 0,6%.

Más frescos

El Informe Sectorial 2015 también detalla que continúa la pérdida de volumen de compra de alimentos en hipermercados y, por el contrario, aumenta la compra de los frescos en el canal descuento, fruto de la política de estos formatos de intentar aumentar cuota por esta vía. También destaca el crecimiento en internet y el importante descenso de las compras de los hogares en los comercios tradicionales.

Estos datos corroboran el cambio de hábitos de los consumidores en los últimos años, a lo que han respondido las cadenas potenciando los frescos y el formato cercanía. Con este comportamiento en la compra, el que mejora sustancialmente es el surtido corto, que engloba Mercadona, DIA, Lidl y Aldi. El damnificado continúa siendo el especialista.

Más compra online

La compra online continúa ganando adeptos, como consecuencia del cambio de hábitos y del acceso a las nuevas tecnologías. La alimentación es uno de los sectores más rezagados dentro del global del comercio electrónico, muy por detrás de otros, como moda, viajes, tecnología… A pesar de ello, en 2015 representaba un 0,8% del gasto alimentario total, lo que supone un crecimiento del 18% frente a 2014.

En el marco de la Unión Europea, España es de los países más retrasados en el comercio electrónico de alimentación, junto con Italia (0,7%) y Alemania (0,6%). Los más avanzados son Francia y Reino Unido, con un 6,4% y 6,2%, respectivamente. Fuera de la UE, el mejor resultado lo registra Corea del Sur, con un 10%.

Resumen
Título
Crece el consumo alimentario, en volumen y en valor
Descripción
Tras varios años de descenso, los últimos datos relativos al pasado año 2015 indican que el gran consumo ha aumentado tanto en volumen como en valor.
Autor