La idea surgió, hace un par de años, como consecuencia de una charla ofrecida por Ferran Adrià en la prestigiosa Universidad de Harvard, en Estados Unidos.  Hoy en día se ha convertido en uno de los cursos más populares de esta prestigiosa universidad norteamericana. Un curso en el que los alumnos pueden asistir a las […]

La idea surgió, hace un par de años, como consecuencia de una charla ofrecida por Ferran Adrià en la prestigiosa Universidad de Harvard, en Estados Unidos.  Hoy en día se ha convertido en uno de los cursos más populares de esta prestigiosa universidad norteamericana.

Un curso en el que los alumnos pueden asistir a las clases impartidas por algunos de los chefs más cotizados de todo el mundo tratando de explicar como la física y otras disciplinas universitarias influyen cada vez más en la cocina.

El objetivo es enseñar ciencia de una forma novedosa e interesante, con unos cursos pensados no sólo para estudiantes que necesitan asistir a clases distintas a las de su carrera, sino también para alumnos de ciencias interesados en la cocina, una especialidad que cada día cuenta con adeptos.

Uno de los cursos más solicitados

Lecciones con planteamientos tan atractivos como “Universo Físico 27”, o “Ciencia y Cocina: de la alta cocina a la ciencia de los materiales blandos” están convirtiendo este nuevo curso de Harvard en uno de los más solicitados por los alumnos, que hacen cola para asistir a las clases de los “profesores” invitados.

Entre los chefs que actualmente están impartiendo estas clases se encuentran nombres españoles como el propio Adriá y José Andrés (con varios restaurantes de éxito en USA, entre ellos el famoso Jaleo, en Washington) y figuras internacionales de la gastronomía como Grant Achatz (del restaurante  Alinea en Chicago), David Chang, (de Momofuku) o Dan Barber (de Blue Hill), estos dos últimos establecimientos con sede en Nueva York.