El Celler de Can Roca (Girona) ha sido elegido el segundo mejor restaurante del mundo por detrás del danés Noma -del cocinero René Redzepi- según la influyente lista S. Pellegrino World 50 Best Restaurants 2011, elaborada anualmente por la prestigiosa revista británica Restaurant, y dada a conocer esta tarde con los votos de más de […]

El Celler de Can Roca (Girona) ha sido elegido el segundo mejor restaurante del mundo por detrás del danés Noma -del cocinero René Redzepi- según la influyente lista S. Pellegrino World 50 Best Restaurants 2011, elaborada anualmente por la prestigiosa revista británica Restaurant, y dada a conocer esta tarde con los votos de más de 800 expertos de todo el planeta.

Por segundo año consecutivo, el restaurante Noma (Copenhague), del danés René Redzepi, se hace con la primera posición seguido del Celler de Can Roca (Girona), Mugaritz (Rentería), Osteria Francescana (Módena, Italia), The Fat Duck (Reino Unido), Alinea (EE.UU.), D.O.M. (Brazil), Arzak (San Sebastián), Le Chateaubriand (París) y, cerrando el ‘top ten’ de los mejores restaurantes del mundo de 2011 Per Se (EE.UU.).

El panorama nacional

En lo que respecta a nuestro país, destaca el hecho de que excepto la exclusión de elBulli de la lista, todos los restaurantes españoles han subido puestos en el ranking mundial: El Celler ha pasado de su anterior cuarto puesto al segundo. Mugaritz escala también dos puestos, del quinto al tercero. Arzak pasa al octavo lugar, desde el noveno en que figuraba anteriormente.

Y en la totalidad de la lista de los 50 mejores, Martín Berasategui remonta también cuatro puestos, alcanzando el número 29 desde el 33 anterior. Otra gran noticia es la reincorporación a la lista del Asador Etxebarri, en el último puesto.

En definitiva, cinco restaurantes españoles entre los 50 mejores, tres de ellos entre los diez primeros y con tendencia al alza.

La escena internacional

En cuanto al resto de restaurantes internacionales, destaca en primer lugar el descenso de 2 puestos del británico The Fat Duck, de Heston Blumenthal, que durante años estuvo acompañando a elBulli como segundo y este año baja al quinto lugar desde el tercer puesto anterior. También el neoyorquino Daniel desciende tres escalones, abandonando el top ten y pasando al puesto número 11.

En cuanto a las subidas, resulta espectacular la remontada de 11 puestos del brasileño DOM, Alex Atala, que se sitúa en séptimo lugar y la del reconocido chef francés Joel Robuchon con su L’Atelier de París, que sube 15 puestos para posicionarse en el número 14.

Son significativas también las subidas de Ostería Franciscana, que pasa al cuarto lugar y de Le Le Chateaubriand que se incorpora a los diez primeros en el noveno puesto, dos restaurantes que junto con sus chefs, Massimo Botttura e Iñaki Azpitarte, deben soportar unas permanentes y duras campañas de crítica por parte de los medios especializados de sus respectivos países, Italia y Francia.

El Celler de Can Roca

El Celler de Can Roca es heredero del original Can Roca, una sencilla y honesta casa de comidas tradicional, regentada por los padres de los actuales propietarios del Celler, los hermanos Roca. Un sencillo bar situado en un barrio humilde, que pasado el tiempo vio como gracias al esfuerzo, el ingenio y el talento, la popular casa de comidas se convertía en uno de los templos de la gastronomía de vanguardia.

Porque hablar del Celler de Can Roca es, sin ninguna duda, hablar del trabajo continuo y perfectamente coordinado de tres hermanos: Joan Roca, en su calidad de chef, Josep al cargo de la sala como maitre y sumiller y Jordi que ejerce como chef de pastelería.

La última remodelación de este restaurante, realizada por el mismo estudio de interiorismo que ha diseñado algunos locales más de moda en Barcelona, ha logrado mantener la esencia del encanto rústico del anterior local, pero permitiendo a la vez que la sala haya ganado en confort, iluminación, acústica y encanto general.

La nueva sala principal está dispuesta en un formato triangular, acristalada en su mayor parte, tanto por su espacio exterior con vistas al jardín de entrada, como por el interior hacia otra pequeña zona también ajardinada, con un estilo casi oriental que al alejar de la vista a los comensales vecinos, crea un cálido ambiente de intimidad entre los asistentes.

Menús para todos los gustos

En cuanto a sus propuestas culinarias, El Celler ofrece tres menús degustación: el Clásicos (tres platos y un postre, a 75 euros), el Degustación (con cinco platos y dos postres, a 95 euros y el Festival (nueve platos y dos postres, a 115 euros), todos ellos impregnados del espíritu de la cocina de Joan Roca, repletos de sensaciones muy delicadas y muy pasionales.

Una elegante evolución de las tradiciones culinarias catalanas, heredadas del original Can Roca que ellos mismos les gusta definir como “la cocina de la memoria y la tradición”.

En definitiva un conjunto de elementos y circunstancias que han llevado a este establecimiento a una carrera meteórica en la escalada de puestos de la anual lista S. Pellegrino de los mejores restaurantes del mundo hasta posicionarle en el actual número cuatro del ranking mundial y que han hecho inevitable su expansión.

Su segundo restaurante, Mugido, está situado en el Hotel Omm en Barcelona y es decididamente diferente a El Celler de Can Roca. Basado en un ambiente claramente japonés, con toques de madera oscura y elegantes asientos, ofrece un nuevo menú que Joan supervisa a menudo trasladándose a Barcelona desde la vecina Girona.

Ver la lista completa aquí