El neuromarketing es una nueva herramienta que trata de analizar los niveles de atención, memoria y emoción que las acciones de publicidad o comunicación de un producto producen en el cerebro del consumidor, de modo que permita predecir su conducta a la hora de la decisión de compra.

La iniciativa CORK, agrupación de asociaciones e instituciones del sector del corcho, ha celebrado la segunda edición de la jornada de neuromarketing aplicado al sector vitivinícola, una clase magistral sobre cómo implementar esta nueva ciencia en la industria del vino que tuvo lugar en el Centro de la Cultura del Rioja, CCR.

La jornada estuvo enfocada a analizar las principales teorías y prácticas del marketing experiencial y el neuromarketing. Bajo el título Ha llegado la hora de sentir el vino, la Doctora Cum Laude de Marketing por la Universidad Complutense de Madrid, Elena Alfaro analizó las herramientas que ofrecen ambas disciplinas y su gran impacto en el mundo de la comunicación, así como en la relación entre marca y consumidor.

La conferencia magistral se centró en la revalorización de las sensaciones que estas nuevas técnicas suscitan y exploró su aplicación y usos en el sector vitivinícola. En este sentido, la ponente puso de relieve el gran potencial del tapón de corcho en la creación de un fuerte vínculo con el consumidor y mediante ejemplos de aplicación práctica hizo patente la versatilidad del corcho en el terreno emocional y el valor diferencial que ofrece al sector frente a los tapamientos alternativos.

A través de un taller experiencial, Elena Alfaro puso en práctica una matriz de neuromarketing y marketing experiencial, estableciendo un claro vínculo entre los sentidos y el tapón de corcho como vehículo conductor de experiencias y emociones entre los consumidores de vino y espumosos. Las tradiciones ligadas a dos productos naturales como son el vino y el corcho generan un rico ecosistema de percepciones y sentimientos que pueden suponer un gran dinamizador en la venta de vinos. En este contexto, Albert Hereu, director del Instituto Catalán del Corcho, ICSURO, presentó el tándem formado por el tapón de corcho y el vino como el binomio perfecto para la creación de experiencias y emociones que satisfagan al consumidor.

Los aromas del corcho

También se llevó a cabo una cata olfativa de aromas del corcho en la que los participantes tenían que oler y adivinar los aromas positivos vinculados al tapón de corcho. La extracción, identificación y el análisis de aromas vegetales en muestras de corcho forma parte de las investigaciones que el ICSURO está realizando y que han permitido relacionar el corcho con descriptores positivos como tierra, madera, hierba fresca, vainilla o eucaliptus.

“En su condición de material vegetal, el corcho contiene microorganismos que proceden de la atmosfera, el subsuelo o el propio alcornocal y que generan estos compuestos aromáticos, entre los que destaca la vainillina. El objetivo de este estudio es, no sólo obtener un profundo conocimiento del corcho que nos permita seguir aumentando la calidad y las prestaciones del producto final, sino a la vez identificar nuevas aplicaciones con potencial de futuro que permitan abrir nuevas líneas de negocio”, explicaba Albert Hereu, encargado de dirigir el taller de cata.

Resumen
Título
El corcho y el vino a través del neuromarketing
Descripción
La iniciativa CORK, agrupación de asociaciones e instituciones del sector del corcho, ha celebrado la segunda edición de la jornada de neuromarketing aplicado al sector vitivinícola.
Autor