El Gobierno Vasco aprobó la pasada semana la concesión de subvenciones para la instalación de máquinas expendedoras de leche fresca de vaca, que permitirán a los consumidores disponer a diario de leche recién ordeñada y sometida al proceso de pasteurización. La iniciativa parte del Departamento de Medio Ambiente como un modo de apoyar la venta […]

El Gobierno Vasco aprobó la pasada semana la concesión de subvenciones para la instalación de máquinas expendedoras de leche fresca de vaca, que permitirán a los consumidores disponer a diario de leche recién ordeñada y sometida al proceso de pasteurización.

La iniciativa parte del Departamento de Medio Ambiente como un modo de apoyar la venta directa de este alimento, a la vez que se promueve “que las explotaciones productoras de leche, a través de mercados locales, puedan vender su producto con un valor añadido importante”.

El  Departamento de Medio Ambiente señalaba en un comunicado que la leche fresca se trata de “un producto de calidad, autóctono y con unas cualidades organolépticas y sensoriales mejores a la tradicional leche vendida en tetrabrik de larga duración, ya que es una leche pasteurizada cuyo tratamiento conserva intactas la mayoría de la propiedades del producto fresco”.

Compensar los altos costes de producción

El ejecutivo vasco ya inició esta campaña el pasado año, con la intención de “dar respaldo a un sector ganadero vasco que ha realizado un importante esfuerzo inversor de modernización y mejora de sus instalaciones y que, sin embargo -y como sucede en buena parte del ámbito de la UE- no ve compensados los altos costes de producción, debido a bajos precios que perciben por la venta de su leche”.