La manzana ha sido un fruto simbólico a lo largo de la historia, hasta el punto de que se cita ya en la propia Biblia. Incluso antes de conocer su composición química y sus propiedades nutricionales, la sabiduría popular siempre le ha atribuido virtudes saludables.

Hace miles de años que se recolectan estas frutas. De hecho, se cree que ya existían en la prehistoria, tal y como lo demuestran restos arqueológicos que se han encontrado en excavaciones neolíticas.

En el siglo XII a.C. el manzano era cultivado en los fértiles valles del Nilo en tiempos del faraón Ramsés III. La manzana fue introducida en la península por los romanos y los árabes. Y en el siglo XVI, los conquistadores españoles extendieron su cultivo al nuevo mundo. Y cien años después, desde Iberoamérica, el manzano emigró a América del Norte y posteriormente a África septentrional y Australia.

Existen más de mil variedades, pero sólo se dispone de media docena de ellas en el mercado. Y el tipo de manzana Kanzi es una mezcla de la variedad Gala, jugosa y dulce, y la Braeburn, repleta de notas acídulas. Las notas agridulces crean una agradable y refrescante combinación que aporta la energía justa para hacer un paréntesis en el día y recargar energías.

Y, además, En la cocina, el sabor agridulce y la textura crujiente de este tipo de manzana la convierten en un agradecido ingrediente que añade un toque original y un punto especial a infinidad de platos como, por ejemplo, esta Ensalada de lentejas con manzana Kanzi y burrata, una receta ofrecida por Kanzi Apple.

Ensalada de lentejas con canónigos, manzana y burrata

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 400 g de lentejas cocidas
  • 75 g de canónigos
  • 2 manzanas Kanzi
  • 4 burratas pequeñas (aprox. 300 g)
  • 2 chalotas
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 10 g de albahaca fresca
  • 30 g de avellanas

ELABORACIÓN

Picamos finamente las chalotas y en una sartén con un poco de aceite de oliva las sofreímos a fuego lento durante 5 minutos.

Una vez hechas, pasamos las chalotas a un bol o ensaladera y añadimos el vinagre de vino tinto, la mostaza, la sal y la pimienta.

Por otro lado ponemos las avellanas en una sartén seca y las calentamos hasta que estén ligeramente tostadas. Luego las pasamos a un plato, las dejamos enfriar y las picamos en trozos grandes.

Cortamos las manzanas en gajos finos y reservamos unos cuantos para ponerlos encima de la ensalada. Quitamos las hojas de las ramitas de albahaca y reservamos algunas bonitas.

Enjuagamos las lentejas en un colador y las escurrimos.

Finalmente montamos la ensalada colocando en un bol grande primero los canónigos, luego los gajos de manzana, las lentejas escurridas, las avellanas, las hojas de albahaca y el aliño de las chalotas. Mezclamos todo bien, servimos en platos, decoramos con algún gajo de manzana y alguna hoja de albahaca, disponemos en el centro una burrata, y lista la ensalada.

Ensalada de lentejas con canónigos, manzana y burrata
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Ensalada de lentejas con canónigos, manzana y burrata
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)