Los Mantecados y Polvorones de Estepa —dulces navideños con garantía al estar amparados bajo una Indicación Geográfica Protegida (IGP), una figura de protección europea que se aplica a alimentos de calidad— elaborarán y venderán este año más de 22.000 toneladas de producto.

La campaña navideña ya se encuentra en su fase final, y desde el Consejo Regulador de la IGP Mantecados y Polvorones de Estepa ya han adelantado que este año se cumplirá, e incluso se superará, el objetivo marcado de 22.000 toneladas de producto.

«Se espera un crecimiento entre el tres y el cinco por ciento en la producción con respecto al pasado año. En esta campaña 2018, además de la confianza que imprime en los consumidores la garantía de calidad de nuestras IGPs, se ha notado la mejora de la economía familiar y, por supuesto, la tradición cultural de nuestros dulces en Navidad. También contribuye a estos buenos datos el esfuerzo de nuestras diecinueve fábricas amparadas por ahorrar costes y bajar márgenes, con el fin de que el producto esté al alcance de todas las personas», explica Eusebio Olmedo, presidente del Consejo Regulador de las IGPs del Mantecado y el Polvorón de Estepa.

Con respecto a la facturación, también espera superarse; aunque aún es pronto para concretar cifras, la facturación del pasado año estuvo en torno a los 70 millones de euros. En cuanto al empleo, hay gran satisfacción en el sector, ya que se ha alcanzado el mejor dato de los últimos diez años. El desempleo en Estepa ha bajado hasta el 6,7%, que significa casi el pleno empleo. Además, el empleo femenino es el que ha conseguido un mayor incremento, no en vano las mujeres suponen el 85% en nuestras plantillas. El Mantecado y el Polvorón de Estepa han generado unos 4.500 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos, en los cuatro meses de campaña que se están desarrollando. También ha ayudado a conseguir estas cifras el comienzo de la campaña de recogida de aceitunas.

Mantecados y polvorones de Estepa. La historia

Mantecados y polvorones de Estepa, la historia

Mantecados y polvorones de Estepa, la historia

El origen del mantecado se remonta al siglo XVI en el Convento de Santa Clara de Estepa, donde se conservan referencias a la elaboración de “Mantecados de Estepa” con recetas antiguas, aunque es en el año 1870 cuando se produce el nacimiento y comercialización del mantecado tal y como lo conocemos hoy en día.

En casi todos los hogares se producían las ‘tortas de manteca’, unos primitivos dulces elaborados a partir de manteca de cerdo, harina de trigo y el azúcar. Pero las de Micaela Ruiz Téllez gozaban de una gran reputación debido a su exquisito proceso de elaboración, ya que refinaba la harina, la tostaba y hacía más suave aquella primitiva elaboración. Aprovechando que su marido era transportista, inició la comercialización del Mantecado de Estepa.

Con objeto de mejorar su sabor y de que los productos no se resintieran durante posibles desplazamientos largos, Micaela introdujo modificaciones en la elaboración, entre ellas el secado exterior, dejando el producto prieto y seco por fuera, a la vez que tierno en su interior. Las modificaciones introducidas dieron lugar un producto de gran prestigio y reputación en el gremio pastelero.

Con el paso del tiempo se había popularizado el consumo de estos productos durante las fiestas de Navidad, siendo creciente el número de industrias que se dedicaban a la elaboración de Mantecados de Estepa. El número creciente de productores provoca que en 1927 el Ayuntamiento se reúna con los fabricantes para firmar una serie de acuerdos que garanticen tanto la calidad del producto.

Resumen
Este año, más de 22.000 toneladas de Mantecados y Polvorones de Estepa
Título
Este año, más de 22.000 toneladas de Mantecados y Polvorones de Estepa
Descripción
La campaña navideña ya se encuentra en su fase final, y desde el Consejo Regulador de la IGP Mantecados y Polvorones de Estepa ya han adelantado que este año se venderán más de 22.000 toneladas de producto.
Autor