El Parlamento Europeo aprobó, el pasado 15 de marzo, una serie de normas para endurecer los controles oficiales de los alimentos, desde la granja al tenedor, que tienen como objetivo garantizar que los alimentos que los consumidores compran y comen en Europa son seguros y saludables.

Las nuevas normas, que ya habían sido acordadas previamente de manera informal por los eurodiputados y el Consejo, tienen como finalidad mejorar la trazabilidad de los alimentos, combatir el fraude y recuperar la confianza del consumidor en la integridad de la cadena alimentaria.

En este sentido, la nueva legislación aprobada por el Parlamento Europeo proporcionará un sistema de control global, integrado y más eficaz en las reglas de seguridad de alimentos y piensos, en los requisitos veterinarios y fitosanitarios, así como en la producción orgánica y la reglamentación de denominaciones e indicaciones geográficas protegidas.

Los recientes escándalos de fraude de alimentos, como el de la carne de caballo, han demostrado la necesidad de una acción más eficaz por parte de las autoridades para proteger a los consumidores y los operadores honrados por igual, de los riesgos que puedan derivarse del incumplimiento de las normas a lo largo de la cadena alimentaria.

“Tras el escándalo de la carne de caballo, los consumidores tenían serias dudas sobre la trazabilidad de los alimentos y sobre la integridad de la cadena de suministro de carne. El Parlamento Europeo se ha esforzado en hacer frente a estas preocupaciones y completar un texto que permita a las autoridades competentes combatir con eficacia las prácticas fraudulentas”, ha comentado uno de los portavoces del grupo socialdemócrata europeo, Karin Kadenbach, añadiendo: “También estoy muy orgulloso de que el Parlamento haya logrado reforzar capítulos como los relativos a las sanciones que se aplicarán en el caso de violaciones intencionadas de las reglas de seguridad alimentaria. Confío en que estas sanciones disuasorias serán realmente una herramienta clave para combatir el fraude en todas las áreas”.

Nuevas normas para inspecciones alimentarias

  • El acuerdo negociado entre los eurodiputados y el Consejo de Ministros prevé lo siguiente:
  • Un alcance más amplio, que abarca toda la cadena agroalimentaria: controles sobre los alimentos, piensos animales, salud de las plantas, pesticidas, bienestar animal, indicaciones geográficas, agricultura orgánica…
  • Inspecciones sin previo aviso, en todos los sectores, en función del riesgo que el tema suponga para la salud
  • Una mayor y mejor aplicación de las leyes contra las prácticas fraudulentas o engañosas
  • Mayor control sobre las condiciones de importación de animales y productos de terceros países
  • Controles por parte de la Comisión Europea tanto en los Estados miembros de la UE como en terceros países.

Las nuevas normas siguen un enfoque basado en el riesgo, permitiendo así a las autoridades competentes concentrar sus recursos en los temas más relevantes. De este modo, a partir de ahora serán considerados todos los riesgos, y no sólo riesgos para la salud.

Resumen
Título
Europa endurece las inspecciones alimentarias para garantizar la seguridad
Descripción
El Parlamento Europeo ha aprobado una serie de normas para endurecer los controles oficiales de los alimentos para garantizar que los alimentos que se compran y comen en Europa son seguros y saludables.
Autor