La localidad cántabra de Potes prepara ya la Fiesta del Orujo, un evento muy popular que cada año lleva hasta la comarca de Liébana a cientos de visitantes para asistir a la recuperación de una de las tradiciones más arraigadas en estos valles: la destilación de orujo en alquitaras de cobre.

La Fiesta del Orujo de Potes, que este año se celebra el fin de semana del 13 al 15 de noviembre, muestra la manera como los lebaniegos elaboraron orujo durante siglos en sus casas, una tradición que ha desembocado en una de las industrias más relevantes de la zona de Liébana, donde las empresas orujeras producen cada año miles de litros de este aguardiente que se exportan al resto de Cantabria, España y al extranjero.

La elaboración del orujo en esta comarca ubicada entre los Picos de Europa y la Cordillera Cantábrica se realizaba siempre en las casas hasta que en 1984 se prohibió y a partir de esa fecha los productores deben estar legalmente inscritos.

Durante la fiesta del orujo, las antiguas alquitaras caseras salen a la calle para destilar, tal y como se hizo durante siglos, a través de un proceso lento y pausado que da como resultado el aguardiente blanco que luego se degusta en los puestos instalados en el parque de la Serna, lugar habitual de esta fiesta. Y durante todo el fin de semana, la gastronomía del orujo, el folclore, los trajes típicos y otras manifestaciones etnográficas se dan cita para exaltar una tradición centenaria.

Dos de los momentos más relevantes de esta fiesta son la declaración del ‘Orujero/a Mayor’, que este año será la actriz santanderina Marta Hazas, y la elección del mejor orujo de la fiesta, que es galardonado con la ‘Alquitara de Oro’.

Siglos de historia

Los antecedentes de este producto se sitúan entre los siglos XIV y XV, aunque la elaboración del orujo se fue incrementando en el tiempo, en buena parte debido a que la calidad del vino que se obtenía de las vides de la comarca era inferior a la de los vinos de zonas cercanas. Como la graduación del vino que se elaboraba en Potes era baja, se aprovechaba el orujo (desecho de la pisa de la uva) para potenciar la graduación. Con el paso del tiempo, los propietarios de las viñas y los productores de vino lebaniegos se decantaron por la elaboración del orujo.

En la destilación del orujo fue fundamental la alquitara, de origen árabe como el alambique, pero de la que se conseguían mejores resultados. Las alquitaras se fabrican, en cobre y estaño, de manera absolutamente artesanal. Su cuerpo se compone de tres partes: la inferior es la caldera, en la que se vierte el ‘brujo’, los restos de la uva después de sacar el mosto; la parte intermedia o capotillo, que sirve de tapa de la caldera y de unión con la parte superior o copa y dos salidas exteriores en la parte superior, una para el agua y otra para el orujo.

El proceso de elaboración del orujo es el mismo que se utilizaba en la Edad Media. Se llena la caldera de los restos de las uvas, poniendo entre ellas y el fondo pajas y agua para evitar que se adhieran. Por otra parte, se rellena de agua la copa para enfriar el vapor y que éste se condense formando el aguardiente. La alquitara se coloca al fuego, fuerte al principio y más suave cuando empieza a destilar. La destilación debe ser lenta y regulada, de modo que se obtengan los grados convenientes, generalmente alrededor de 52º de alcohol. Todo el proceso dura alrededor de doce horas y para ello se emplea, preferentemente, leña de encina.

Actualmente en Liébana se fabrican distintas variedades de orujo. El más común es el llamado ‘Blanco’, que es el que sale directamente de la alquitara; las otras variedades son producto de la mezcla de este aguardiente con endrinas, guindas, te del puerto o miel.

Resumen
Fiesta del Orujo de Potes, una tradición centenaria
Título
Fiesta del Orujo de Potes, una tradición centenaria
Descripción
La localidad cántabra de Potes prepara ya la Fiesta del Orujo, un evento muy popular que cada año lleva hasta la comarca de Liébana a cientos de visitantes para asistir a la recuperación de una de las tradiciones más arraigadas .
Autor