Los últimos datos relativos al mercado internacional del vino, correspondientes a 2012 y ofrecidos por el Obsevartorio Español del Mercado del Vino (OeMv), revelan interesantes conclusiones sobre el comportamiento de los vinos españoles en cuatro nuevos mercados mundiales: Japón, Rusia, Brasil y Noruega.   En términos generales, las importaciones de vino en Japón vivieron un […]

Los últimos datos relativos al mercado internacional del vino, correspondientes a 2012 y ofrecidos por el Obsevartorio Español del Mercado del Vino (OeMv), revelan interesantes conclusiones sobre el comportamiento de los vinos españoles en cuatro nuevos mercados mundiales: Japón, Rusia, Brasil y Noruega.

 

En términos generales, las importaciones de vino en Japón vivieron un fantástico año, con España creciendo más que ningún otro país. También en Brasil el vino español tuvo un comportamiento muy positivo, creciendo diez veces por encima de la media gracias al excelente desarrollo del vino envasado.

Aunque no todo son buenas noticias: Rusia redujo a más de la mitad el volumen importado de vino español, por el desplome del 77% del granel, aunque nuestro vino espumoso y envasado nos mantiene aún como primer proveedor. Por su parte, Noruega se decanta por el vino italiano, que refuerza su liderazgo en un mercado en el que seguimos como tercer vendedor, tras Francia, pese a disminuir nuestras ventas.

Japón 

Japón lidera en 2012 el crecimiento asiático de las compras de vino, con España en fuerte progreso. Las importaciones marcan en 2012 un máximo histórico en volumen al crecer un 23%; la inversión subió 18,6% gracias al excelente desarrollo de todos los vinos analizados.

España sustituye a EE.UU. como cuarto proveedor y muestra el mayor crecimiento en volumen (+48%) entre los primeros proveedores, facturando un 30% más que en 2011. 

Los diez principales países exportadores registraron subidas en yenes y en litros.

Brasil

Por su parte, Brasil importó un 27% más de vino español en 2012, frente a una subida media del 2,5%. Las importaciones brasileñas de vino crecieron un 2,5% en volumen y un 19,7% en valor, con un precio medio un 16,8% superior al de 2011.

España, con subidas del 27% en volumen y del 33,6% en valor, gana cuota como sexto proveedor, con Chile ampliando su cómodo liderato.

El vino envasado marca en gran medida la evolución comercial al representar en torno al 90% de las compras totales.

Rusia

En cuanto a las importaciones rusas de vino en volumen, España sigue líder, a pesar de caer un 77% el granel. Las importaciones rusas de vino cayeron en 2012 un 2,7% en volumen, aunque crecieron un 18% en valor tras la subida del precio medio de compra del 21,4%, protagonizada por el fuerte encarecimiento de todos los vinos analizados.

España se mantiene como primer proveedor en volumen pese a reducir a más de la mitad sus ventas, de casi 153 millones de litros a 67 millones (-56%), por el desplome del vino a granel— que está siendo parcialmente sustituido por el procedente del Nuevo Mundo — y pese a la buena marcha del espumoso y del envasado.

El vino envasado gana cuota como primer vino importado, al ser el único que creció en volumen (+7,2%) y subir en valor un 27%.

Noruega

2012 ha sido un año récord para las importaciones de vino en Noruega, que crecieron el pasado año un 3,9% en volumen y un 5,8% en valor, superando por primera vez los 80 millones de litros y alcanzando los 2.380 millones de coronas.

Italia, primer proveedor, protagonizó los buenos datos globales gracias a que todos sus vinos exportados se comportaron mucho mejor que la media.

Sin embargo se ha tratado de un mal año para el vino español, aunque logra mantenerse como tercer vino importado en litros y en coronas, tras Francia.

{jathumbnail off}