Seis de cada diez españoles comen fuera de casa a diario al no tener tiempo suficiente para regresar a su hogar. De ellos, el 58% optan por comer de menú, mientras que sólo un 4% come a la carta y se observa una creciente tendencia a traer la comida de casa (37%). El coste medio […]

Seis de cada diez españoles comen fuera de casa a diario al no tener tiempo suficiente para regresar a su hogar. De ellos, el 58% optan por comer de menú, mientras que sólo un 4% come a la carta y se observa una creciente tendencia a traer la comida de casa (37%). El coste medio por persona supone más de 217 euros al mes.

Son algunos de los datos que se desprenden de un estudio realizado por la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, FUCI, en varias ciudades españolas, para conocer los hábitos alimenticios de los consumidores en relación con su jornada laboral.

La situación de comer fuera de casa se produce especialmente en las grandes ciudades, mientras que en las más pequeñas como Toledo, Cáceres, La Rioja o Santander el porcentaje es considerablemente inferior.

Respecto al gasto, que varía según las rentas de cada individuo y la decisión de donde comer, oscila entre los 100 y los más de 300 euros. El coste medio por persona en España, de más de 217 euros al mes, es un 15% inferior respecto al último estudio de FUCI realizado en el año 2010.

Buenas ofertas y medios menús

Según Gustavo Samayoa, presidente de FUCI, “este descenso en el precio se debe a que los restaurantes están realizando ofertas muy buenas para captar clientes, a la vez que otros ofrecen comer un solo plato en vez de primero y segundo, lo cual abarata el coste. Además, muchos consumidores combinan el comer fuera de casa con traer el tupper al trabajo como medida para ahorrar unos euros”.

El precio varía en función de la ciudad. Comer el menú del día en Madrid supone unos 280 euros al mes, mientras que en Cáceres o Toledo esa cantidad se reduce a solo 180 euros. La elección de los platos depende mucho de cada ciudad y está íntimamente ligada al clima. Así, en ciudades del norte optan por platos de cuchara, mientras que en levante eligen más las verduras.

Las preferencias

En cuanto a preferencias, los españoles siguen siendo más carnívoros, aunque crece el porcentaje de las personas que comen pescado. La mayoría de los consumidores elige restaurantes cercanos a su lugar de trabajo que disponga de menús económicos con comida casera, frente a un porcentaje que sigue descendiendo que opta por la llamada fast food.

Por edades, los españoles de entre 18-35 años optan mayoritariamente por la tartera, entre los 30-50 años eligen sobre todo el menú del día. Por último, en el grupo de personas de más de 50 años hay un equilibrio entre ambos aspectos.

Respecto a la bebida elegida para acompañar las comidas, cuatro de cada diez encuestados opta por el agua. De las bebidas alcohólicas, la cerveza sigue ganándole la partida al vino.


{jathumbnail off}