El pasado año, la Denominación de Origen Idiazabal lanzó, como experiencia piloto, una nueva referencia, el llamado “Queso de Montaña”, el producto más selecto de este sello de origen, del que se pusieron a la venta un total de 500 unidades. La excelente acogida y el inmediato éxito obtenido con este test de mercado –las […]

El pasado año, la Denominación de Origen Idiazabal lanzó, como experiencia piloto, una nueva referencia, el llamado “Queso de Montaña”, el producto más selecto de este sello de origen, del que se pusieron a la venta un total de 500 unidades.

La excelente acogida y el inmediato éxito obtenido con este test de mercado –las unidades se agotaron en tan solo dos meses- han hecho que los responsables de la D.O. prevean triplicar su producción para esta nueva temporada.

El Mendiko Gazta o Queso de Montaña es una variedad con un tiempo de elaboración de dos meses, aunque posteriormente debe reposar madurando hasta finales de septiembre, de modo que su comercialización solo se iniciará a partir de octubre, inicialmente en los establecimientos de venta al público de los parques naturales guipuzcoanos, en los del colectivo de productores y a través de la tienda on-line de productos vascos www.euskal-produktuak.com.

La nueva marca está promovida por la Diputación de Gipuzkoa, la asociación Artzai Gazta y la denominación de origen Idiazabal, con una producción limitada que proviene exclusivamente de la elaboración realizada por dos pastores, a los que en breve se unirá un tercero en el parque natural de Aizkorri.

Buenas expectativas de futuro

Javier Jauregi, técnico de Etorlur, la sociedad pública vasca dedicada a la promoción de suelos y gestión del suelo rural, que también ha colaborado en este proyecto piloto, declaraba recientemente: “Si se dan las condiciones adecuadas y se cuenta con una inversión económica suficiente por parte de las instituciones, en cuatro o cinco años podría haber 15 ó 20 pastores en Gipuzkoa dentro de este programa”.

El proyecto se encuadra dentro de las iniciativas promovidas por la Diputación de Gipuzkoa con el objetivo de mantener activa la labor de pastoreo de montaña, contribuyendo a la preservación y mejora de los pastos de los parques naturales de Aralar y Aizkorri-Aratz.