La mayoría de nosotros jamás tendremos que preocuparnos por el problema de como añadir más calorías a nuestro cuerpo. Siempre habrá una tentación a la vuelta de la esquina, ya sea  en forma de hamburguesa, cerveza o tarta de chocolate, que nos resolverá rápidamente las dudas. Pero si eres un atleta profesional que mide 2,29 […]

La mayoría de nosotros jamás tendremos que preocuparnos por el problema de como añadir más calorías a nuestro cuerpo. Siempre habrá una tentación a la vuelta de la esquina, ya sea  en forma de hamburguesa, cerveza o tarta de chocolate, que nos resolverá rápidamente las dudas.

Pero si eres un atleta profesional que mide 2,29 metros de altura, como es el caso de  Yao Ming, acutalmente el jugador más alto de la NBA,  que además debe soportar 140 kilos de peso, tu aspecto, aunque parezca mentira, todavía se ve desangelado y tienes que hacer algo por arreglarlo.

 

La publicación especializada estadounidense The Daily Meal publica este mes un curioso reportaje sobre las costumbres culinarias y lugares de moda de algunas de las más conocidas estrellas de la liga de baloncesto más famosa del mundo, la NBA, que por su originalidad e interés hemos traducido y reproducimos a continuación.

 

La necesidad de alimentarse abundantemente, unida a la enorme cantidad de desplazamientos y los exigentes horarios de viaje que sufren todos los jugadores de la NBA, han convertido a deportistas como LeBron James o Kevin Garnett en verdaderos expertos culinarios, aunque especializados casi exclusivamente en un solo tipo, en comida típica de restaurantes de carretera.

¿Qué es lo que realmente buscan las estrellas de la primera liga de baloncesto del mundo como Gilbert Arenas, Kobe Bryant o Tony Parker en un restaurante?

Estos personajes no son desde luego unos vanguardistas cool hunters dispuestos a olfatear en su radar particular nuevas fusiones multiculturales indo-vietnamitas del tipo de un delicado rollito de gambas envuelto en algas marinas y tostado a las brasas, aunque por supuesto si un restaurante neoyorkino se ha puesto de moda o está comenzando a ser mencionado masivamente en Twitter, habrán oído hablar de él con toda seguridad.

Los gustos cambian con la edad

La edad de un jugador también dicta en gran medida lo que le gusta: Los veteranos son probablemente más avanzados gastronómicamente hablando que los novatos, la mayoría de los cuales todavía optan por la comida rápida.  Entre los del primer grupo, algunos de losrestaurantes favoritos de la liga culinaria en este momento son: el Ristorante Sotto Sotto en Toronto,  el 220 Restaurant en Detroit; el Prime 112 de Miami Beach, Katana en West Hollywood (en concreto Tony Battie adora sus albóndigas de pollo yakitori), el Crustacean Restaurant en Beverly Hills, el  Philippe by Philippe Chow en Nueva York; el 10 Arts del conocidísimo Erick Ripert en el Ritz Carlton de Filadelfia, y el  Murray’s Restaurant & Cocktail de Minneapolis.

Preferencia por cadenas conocidas

En general, sin embargo, los habituales de la NBA tienden hacia a las cadenas de establecimientos (bajo un mismo nombre o chef) de lujo probado y cierto, los lugares en los que ya saben lo que les gusta (una pista: por lo general es carne) y en los que pueden confiar en la comida que les van a poner,  que aunque no siempre sea excepcional, al menos si será siempre sabrosa.

¿Pero por qué las cadenas? Henry Abbott, fundador y editor de TrueHoop.com, un conocido blog sobre la NBA , decía al respecto: «Uno, porque las porciones son enormes; dos, porque estos lugares sirven bebidas alcohólicas y esa es su primera parada en una noche de juerga”.

Que no te molesten y poder estirar las piernas

“Además –añade Abbott- estos establecimientos ya asentados socialmente permiten a un personaje famoso salir a un buen restaurante y disfrutar de una noche en compañía de sus amigos sin que nadie les moleste a su alrededor, a diferencia de los sitios de moda temporales, llenos de todo tipo de gente y donde además, probablemente no tengan ni siquiera sitio para estirar sus largas piernas”.