Casi desde el origen de la humanidad, el oro ha significado para la mayoría de las civilizaciones la posesión de un elemento valioso, elegante y muy tentador que ha representado el lujo, la exclusividad, la belleza y sobre todo, la demostración, por parte de quien tenía el privilegio, de disfrutar de los placeres más inaccesibles. […]

Casi desde el origen de la humanidad, el oro ha significado para la mayoría de las civilizaciones la posesión de un elemento valioso, elegante y muy tentador que ha representado el lujo, la exclusividad, la belleza y sobre todo, la demostración, por parte de quien tenía el privilegio, de disfrutar de los placeres más inaccesibles.

Pero si además, este elemento se combina con la gastronomía, el resultado es doblemente placentero. Como es el caso de estos dos productos, ‘Cava 24k’ y ‘Vino Espumoso 24K’, un cava y un vino espumoso que contienen polvo de oro de 24 kilates.

La fórmula de elaboración hace que el oro esté en suspensión más de cuatro minutos en la botella, mientras que en la copa, con las burbujas en movimiento, se hace indefinido. Según argumenta su fabricante (Vin Doré 24K), otras bebidas utilizan virutas de Oro, lo que hace que éstas enturbien el líquido y caigan por su peso al fondo de la botella o de la copa en menos de 15 segundos, mientras que en esta propuesta, el polvo de oro se mantiene.

{jathumbnail off}