El cocinero asturiano José Andrés está aprovechando su visita a España por el doble motivo de hacerse cargo oficialmente se su nombramiento como asesor gastronómico del Centro Niemeyer de Avilés y a su vez recoger el título de “Mierense del año” que le otorga su ciudad natal Mieres. Mientras llegan los nombramientos, el mejor chef […]

El cocinero asturiano José Andrés está aprovechando su visita a España por el doble motivo de hacerse cargo oficialmente se su nombramiento como asesor gastronómico del Centro Niemeyer de Avilés y a su vez recoger el título de “Mierense del año” que le otorga su ciudad natal Mieres.

Mientras llegan los nombramientos, el mejor chef del año USA está realizando una gira turístico gastronómica por la región, acompañado por buena parte del equipo de profesionales que trabajan junto a el en los diversos restaurantes que posee en Estados Unidos.

Entre los destinos a visitar y según recoge hoy un reportaje del diario La Voz de Asturias, Jose Andrés hizo una parada en la localidad de Arriendas, nada menos que en Casa Marcial, para ver y saludar a su buen amigo Nacho Manzano, al que según comentó “vengo por la amistad y porque desde que le dieron la segunda estrella Michelín no le veía, así que ya tocaba venir a agasajarle y darle las felicitaciones”. Un saludo que además estuvo acompañado de un menú a base de habitas, guisantes, congrio, pitu y naturalmente fabada.

“Traer a los pensadores de la alimentación”

Respecto a su nombramiento como asesor gastronómico del Niemeyer, Jose Andrés comentaba que espera poder convertir el centro en una especie de foro de debate sobre la alimentación, no en el sentido de traer a los mejores chefs del mundo para hablar de gastronomía, sino de “traer a los pensadores de la alimentación, como el gran reto del futuro”.

En este sentido, el cocinero asegura estar convencido de que “la lucha por el control de las zonas productoras de alimentos y el agua podrían ser los desencadenantes de la tercera guerra mundial”, y aboga porque “se tomen medidas para evitar que por ejemplo las ayudas a los productores de los países desarrollados no rompan la balanza social del tercer mundo. El Niemeyer podría ser un buen lugar para tratar estos asuntos”, señalaba Jose Andrés.

Sus proyectos futuros en EE.UU.

En cuanto a sus proyectos para el futuro en su hogar de acogida, Estados Unidos, José Andrés sigue pensando en nuevos retos, como una inminente exposición titulada “What’s cooking uncle Sam” (Qué cocina el Tío Sam) que recogerá cómo históricamente las decisiones de los gobernantes americanos han influido en la alimentación de América, una muestra que espera traer también a España, o la apertura prevista de un nuevo restaurante al que llamará “America it’s“, en el que quiere recrear la historia de ese país a través de su cocina, que según asegura “es algo más que las hamburguesas”.