Cataluña es un destino enoturístico y gastronómico de referencia. Practicar el enoturismo en Cataluña es mucho más que degustar sus vinos, es también descubrir el paisaje variado de la región y su rico patrimonio arquitectónico y cultural, además de tener la oportunidad de pasear entre viñedos a pie o en bicicleta, visitar bodegas donde se producen vinos ecológicos, maridar el vino y la gastronomía…

Además, Cataluña ha sido declarada Región Europea de la Gastronomía 2016 y será la Sede de la International Wine Tourism Conference 2016, confirmando que la gastronomía es herencia cultural de Cataluña en un momento en que la cocina catalana está liderando las más altas esferas de la gastronomía internacional.

Y para conocer mejor la Cataluña más enoturística, nada mejor hacerlo a través de sus Denominaciones de Origen y las mejores propuestas para disfrutar cada una de ellas. En total, doce denominaciones para descubrir un paisaje del vino diverso, atractivo y ligado a un rico patrimonio. Desde viñedos mecidos por el mar, a otros que escarpan las montañas y más de 300 bodegas por visitar.

DO Alella, a un paso de Barcelona. A un paso de Barcelona y junto al mar, los pequeños viñedos de la DO Alella producen vinos blancos con una larga historia, conocidos desde la época romana hasta hoy en día, algunos de los vinos de calidad más exportados alrededor del mundo. El Parque Arqueológico de Vallmora ofrece una amplia visión de la cultura del vino en la época romana y en él se pueden visitar los restos de una bodega romana.

DO Catalunya, 50.000 hectáreas de viñedos. Esta DO se extiende del Mediterráneo a los Pirineos, suma 50.000 hectáreas de viñedo y agrupa alrededor de 200 bodegas. Su extensión y la diversidad de su territorio permiten adentrarse en la tradición, la historia y la cultura del vino en Cataluña. Además, su Consejo Regulador organiza actividades de cata de vinos o maridajes mes a mes, y el Museo de las Culturas del Vino de Cataluña, VINSEUM, en Vilafranca del Penedès, es uno de los más completos que existes en Europa y nominado al premio Museo Europeo del Año 2015.

DO Cava, de prestigio internacional. El cava es un vino espumoso elaborado sobre todo con Macabeo, Xarel·lo y Parellada, siguiendo el método champenoise. En la DO Cava conviven grandes cavas con bodegas artesanales, con todos los secretos de este vino de prestigio internacional. Entre las propuestas para esta zona, visitar Sant Sadurní d’Anoia, la capital del cava, y sus centros de interpretación del cava, un tour por Montserrat y Cavas Codorniu, o acercarse a la bodega modernista de Can Vendrell, en Sant Pau d’Ordal, que cultiva y produce vinos y espumosos ecológicos desde 1973.

DO Conca de Barberà, un territorio lleno de personalidad. El incomparable marco de la Conca de Barberà, caracterizado por un bello paisaje integrado por viñedos, ofrece la posibilidad de conocer una ancestral tradición vitivinícola juntamente con un impresionante patrimonio histórico. Como sugerencias, visitar el Monasterio de Poblet, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, o el Castillo fortificado de Milmanda, situado en el Valle de Poblet, además de descubrir la comarca de la Conca de Barberà y las impresionantes bodegas modernistas conocidas como catedrales del vino de Tarragona.

DO Costers del Segre, vinos e innovación. Una DO con carácter interior y alejada del mar, la primera en innovar en sus variedades de uva, introduciendo por primera vez en Cataluña el Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay junto con las variedades autóctonas y adoptar las técnicas californianas de vinificación. No hay que perderse la Ruta del Vino de Lleida, un viaje enológico donde los vinos tradicionales y de nueva factura van cogidos de la mano, ni La Ruta del Aceite DOP Les Garrigues, una tierra donde el aceite de la oliva arbequina virgen extra es una forma de vida, además de conocer vinos de alta montaña a bordo del Tren de los Lagos.

DO Empordà, el carácter del litoral. Lugar de gran belleza, con el espectacular litoral de la Costa Brava y un gran patrimonio medieval, pueblos de pescadores, el arte surrealista de Dalí y donde nacen unos vinos con carácter, marcados por el Cabernet y el viento de la tramontana. Una zona en la que se puede profundizar de la mano de dos museos: la historia, en el Museo del Vino Castell de Peralada, en Peralada, y la experiencia sensorial, en el Wine Family Museum, en Roses.

DO Montsant, cooperativas de siempre y pequeñas bodegas. En la DO Montsant cooperativas agrícolas conviven con bodegas familiares en un paisaje marcado por la dureza de la sierra del Montsant y por un clima de contrastes que, a su vez, configura unos vinos singulares, con identidad y que aportan diversidad a la DO. Excelentes vinos tintos con Garnacha y Cariñena, variedades del territorio.

DO Penedès, la más productiva. La DO más productiva está cerca de Barcelona, en un entorno único bañado por playas como la de Sitges. Un paisaje cálido y acogedor, de interminables viñedos de Xarel·lo, Parellada y Macabeo, donde descubrir vinos y cavas de grandes y pequeñas bodegas, a la vez que tradiciones como los castellers.

DO Pla de Bages, una tierra privilegiada. Pla de Bages es una zona privilegiada, una tierra de contrastes donde las viñas reposan protegidas por la mítica montaña de Montserrat. La comarca presenta una oferta atractiva y en constante expansión, a nivel lúdico, cultural y gastronómico. Entre las propuestas, la Ruta de Tinas de piedra seca, importante legado del pasado vitivinícola de esta región, y una parada en Món Sant Benet, un conjunto monumental que reúne el Monasterio Medieval de Sant Benet de Bages, la sede de la Fundación Alícia, centro dedicado a la investigación alimentaria.

DOQ Priorat, la única DO Calificada catalana. Una región montañosa de viñas que crecen en costers y en la llicorella, una piedra de pizarra que da unos vinos llenos de espiritualidad y con gran prestigio internacional. Como sugerencia, visitar la Cartoixa d’Escaladei, cuna de los vinos del Priorat y un viaje a los orígenes de la comarca.

DO Tarragona, vinos y cultura ancestrales. Esta zona ya producía vino en la época de los romanos por su clima suave y proximidad al mar. Un buen sitio para disfrutar vinos ancestrales mientras se descubren lugares de gran interés como la Tarraco romana, el Centro Gaudí de Reus y las playas de la Costa Daurada. Como idea, una visita guiada a la Bodega Modernista de Nulles para adentrarse en esta catedral del vino y los secretos que esconden su historia y arquitectura.

DO Terra Alta, la tierra de la Garnacha. Con una historia y una tradición vinícolas de raíces milenarias, esta tierra produce el 90% de la variedad de Garnacha Blanca. La fuerza y el carácter son las principales virtudes de estos vinos, junto con la singular condición de ‘mediterráneo de interior’ de sus tierras.

Resumen
La Cataluña más enoturística
Título
La Cataluña más enoturística
Descripción
Cataluña es un destino enoturístico y gastronómico de referencia. Practicar el enoturismo en Cataluña es mucho más que degustar sus vinos, es también descubrir el paisaje variado de la región y su rico patrimonio arquitectónico y cultural.
Autor