Los hábitos alimenticios de todo un municipio español, Almodóvar del Río, en la provincia de Córdoba, así como la percepción de sus habitantes hacia la alimentación y sus hábitos, están cambiando gracias a un pionero programa de educación nutricional que se está impartiendo a los más pequeños y pequeñas del municipio andaluz.

Se trata del programa Smart Healthy Citizen (SHC) —impulsado por la Fundación SHC de la compañía farmacéutica Pharmex y avalado por Naciones Unidas y la Universidad de Córdoba, entre otras instituciones—, mediante el cual un equipo de nutricionistas imparte semanalmente clases sobre alimentación, a los niños y niñas, en sus centros de enseñanza, mostrándoles aspectos tan sencillos como la importancia de beber de dos a tres litros de agua diarios, a no saltarse ninguna de las cinco comidas diaria esenciales, o a saber que se puede comer de todo, pero de una forma equilibrada y variada.

Educación nutricional para toda la familia

Los padres y madres de los alumnos también forman una parte esencial de estas enseñanzas. Gracias a talleres llevados a cabo por especialistas en nutrición, el programa les ayuda a conocer detalladamente cómo pueden mejorar sus hábitos alimenticios y lo de todas sus familias, creando una involucración mayor por ambas partes.

Otro de los pilares fundamentales se centra en los medios de comunicación, ya que según Sheila Romera, directora del programa, “el treinta por ciento de las fake news son de contenido alimenticio”, unas noticias que se propagan, en la mayoría de las ocasiones, de forma más rápida que las noticias reales. Por ello, todas las semanas las niñas y niños de Almodóvar del Río se encargan de realizar y de llevar a cabo el programa radiofónico Smart reporteros de contenido alimenticio saludable. Los estudiantes más jóvenes del municipio aprenden la misión informadora de los medios de comunicación, así como la importancia de informarse a través de medios certeros y no por redes sociales o Internet sobre ésta y otras cuestiones.

Otro tema importante a tener en cuenta son las horas que actualmente pasamos delante de un teléfono móvil, tableta u ordenador, y no solo los adultos, sino también los más pequeños de la casa, en los que este hábito se ve reflejado. Y el problema no es solo lo que se come, sino lo que no se quema, por lo que el programa SHC les enseña a recuperar hábitos como practicar deporte al aire libre, además de concienciarles de que lo importante no es ganar, sino participar, de modo que con esa participación ayuden a su cuerpo a moverse, a mejorar su riego sanguíneo, sudar y, además, disfrutar de un rato agradable con sus amigos y compañeros.

Alimentación sostenible en todo el municipio

La implicación de todos los agentes de Almodóvar del Río en el programa está resultando un éxito. Se han sumado médicos y todo el personal sanitario de la localidad, que junto con los nutricionistas aportan las líneas maestras para mejorar y adaptar las rutinas alimenticias de los restaurantes del municipio.

De hecho, la hostelería local ha modificado sus cartas, adaptándolas para conseguir platos equilibrados, ricos, ecológicos y sostenibles, contribuyendo también agricultores y ganaderos locales. Igualmente las farmacias están actuando de educadores de dietas y hábitos saludables.

Resumen
De cómo la educación nutricional puede cambiar los hábitos de toda una localidad
Título
De cómo la educación nutricional puede cambiar los hábitos de toda una localidad
Descripción
Los hábitos alimenticios de todo un municipio español, Almodóvar del Río (Córdoba), están cambiando gracias a un pionero programa de educación nutricional que se está impartiendo a los más pequeños y pequeñas.
Autor