Marine Stewardship Council (MSC) es una organización internacional sin ánimo de lucro nacida para ayudar a transformar el mercado de productos del mar hacia la sostenibilidad, principalmente certificando, a través de su sello azul MSC, que el pescado que se compra tiene un origen y desarrollo sostenible desde que se captura hasta que llega al plato.

Y, bajo esta misión, ahora, la pesquería de calamar de la costa Noroeste de Estados Unidos en el Atlántico Noroccidental se ha convertido en la primera de calamar del mundo en obtener la certificación de MSC como pesquería sostenible y bien gestionada. El pasado 22 de mayo, tras once meses de minuciosa evaluación, el organismo de certificación independiente SCS Global Services le concedió finalmente la certificación. Ha obtenido la certificación hasta 2023 y estará sometida a las auditorías anuales pertinentes dentro de los plazos correspondientes para poder garantizar que sigue cumpliendo el estándar de MSC.

Calamar certificado

Esta especie de calamar (Doryteuthis (Amerigo) pealeii) tiene un promedio de vida inferior a un año, a lo largo del cual se reproduce mientras recorre largas distancias durante la migración entre la costa y mar adentro. Por lo general, permanece en la costa durante la primavera y a finales de otoño se encuentra en alta mar, sin embargo, como ocurre con la mayoría de especies de calamar, algunos factores medioambientales —como por ejemplo la temperatura— pueden influir de manera significativa en el calendario de las migraciones, la distribución, el crecimiento y la reproducción.

“Estamos encantados con que esta pesquería se haya convertido en la primera del mundo en obtener la certificación de MSC. Este logro supone un reconocimiento y la demostración del enorme esfuerzo que están realizando los pescadores para garantizar que están pescando de forma responsable y que habrá recursos disponibles para las generaciones futuras” comenta Brian Perkins, director Regional de MSC América.

La pesquería opera en el talud continental americano, desde el Golfo de Maine hasta el cabo Hatteras en Carolina del Norte. La pesca del calamar es realizada por Lund’s Fisheries Inc. de cabo May, de Nueva Jersey y The Town Dock of Narragansett, de Rhode Island, junto con otros pescadores independientes de la región. El método de pesca utilizado son las redes de arrastre de fondo, con las que van siguiendo los hábitos migratorios estacionales entre la costa y alta mar de la especie.

“Esta certificación demuestra que nuestro sistema nacional de gestión de pesquerías está sirviendo para gestionar de forma sostenible nuestra gran pesquería de calamar en beneficio de los recursos, de las comunidades pesqueras y de los amantes del calamar de todo el mundo”, señala Wayne Reichle, presidente de Lund’s Fisheries. Por su parte, Ryan Clark, director general de The Town Dock, explica: “Nuestro objetivo ha sido siempre ofrecer a nuestros clientes un producto que fuera saludable y sostenible. Al obtener la certificación para el calamar, esperamos llevar nuestro compromiso con la sostenibilidad un poco más lejos y proteger la pesquería para garantizar que los consumidores puedan seguir adquiriendo esta especie ahora y durante muchos años más”.

Trabajando en la sostenibilidad

Las dos empresas están también trabajando para ampliar la certificación a una nueva especie de calamar. Esta nueva especie de calamar de aleta corta (Illex illecebrosus), conocido también como pota, es una especie de gran importancia comercial y con un amplio rango de distribución que se extiende entre el Mar de Labrador y el Estrecho de Florida.

A principios de la década de los 80, a medida que la industria americana iba desarrollando la tecnología adecuada para poder capturar y procesar calamar en grandes cantidades, comenzó a desarrollarse en los Estados Unidos la pesquería nacional de calamar con redes de arrastre de fondo y en 1987 se hizo exclusivamente nacional.

Resumen
Título
La primera pesquería de calamar sostenible del mundo
Descripción
La pesquería de calamar de la costa Noroeste de Estados Unidos en el Atlántico Noroccidental se ha convertido en la primera de calamar del mundo en obtener la certificación de MSC como pesquería sostenible y bien gestionada.
Autor