Según un Real Decreto aprobado recientemente por el gobierno, la Real Academia Española de Gastronomía se convertirá a partir de ahora en una corporación de derecho público, como lo son ya de hecho las demás Reales Academias de ámbito nacional. De este modo el ejecutivo ha querido reforzar el importante protagonismo que la gastronomía ha […]

Según un Real Decreto aprobado recientemente por el gobierno, la Real Academia Española de Gastronomía se convertirá a partir de ahora en una corporación de derecho público, como lo son ya de hecho las demás Reales Academias de ámbito nacional.

De este modo el ejecutivo ha querido reforzar el importante protagonismo que la gastronomía ha tomado en la sociedad española, especialmente en el sector turístico con su correspondiente repercusión económica, además de expresar su firme decisión de contribuir a la mejora de los hábitos dietéticos y alimentarios de los españoles.

Según fuentes del Gobierno, la gastronomía “aporta un valor imprescindible para varios sectores productivos y es una fuente determinante de generación de empleo, prueba de ello son el turismo, la producción y la distribución de alimentos o la restauración».

Una historia de 30 años

La inicial Academia de Gastronomía, presidida por Rafael Anson, fue fundada en 1980 como una asociación cultural sin ánimo de lucro. En 2008, S.M. el Rey le concedió el título de Real, convirtiéndose ya en la actual Real Academia de Gastronomía, pero sin el mismo rango institucional que otras Reales Academias como la de la Lengua, Bellas Artes, Historia o Farmacia, hasta la actualidad en que el gobierno ha decidido equipararla a las demás.

El Real Decreto aprobado establece también los correspondientes Estatutos de Real Academia, que constan de veintinueve artículos, además de dotar a la institución de un Alto Patronazgo que será ejercido por la Corona Española.