Los ministros de Sanidad de los diferentes países miembros de la Unión Europea se reúnen hoy lunes en Luxemburgo para analizar los últimos datos sobre la evolución del brote epidémico causado por la bacteria E.coli y decidir las medidas a tomar para afrontar la crisis creada, que ha causado ya la muerte de 22 personas […]

Los ministros de Sanidad de los diferentes países miembros de la Unión Europea se reúnen hoy lunes en Luxemburgo para analizar los últimos datos sobre la evolución del brote epidémico causado por la bacteria E.coli y decidir las medidas a tomar para afrontar la crisis creada, que ha causado ya la muerte de 22 personas y ha afectado a más de 2.000 en toda Europa.

El comisario europeo de sanidad, el maltés John Dalli, ha expresado en un reciente comunicado de prensa: “Espero una discusión concreta y fructífera sobre esta importante cuestión, con la esperanza de que podamos consolidar nuestros esfuerzos para hacer frente al brote de E. coli”.

El comisario ha reclamado a las autoridades alemanas que intensifiquen el trabajo para confirmar claramente el origen del brote, que el responsable de Agricultura del estado de Baja Sajonia, Gerti Lindemann declaró ayer que podría estar localizado en una granja alemana de brotes de soja de la región de Uelzen.

Quejas españolas contra Alemania y el Ejecutivo comunitario

La representación española en la reunión de Luxemburgo estará a cargo de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, de quien se espera que reitere ante el consejo de ministros de sanidad europeos las reiteradas quejas de las autoridades españolas respecto a Alemania por haber culpado anticipadamente a los pepinos españoles sin pruebas concluyentes y también respecto a la tardía reacción por parte del Ejecutivo comunitario.

Aunque tras los últimos análisis realizados eliminaban toda duda sobre las hortalizas españolas y los mercados europeos han vuelto a permitir su venta, algunos países, como es el caso de Rusia, mantiene su prohibición, una medida que ha sido calificada por el Ejecutivo europeo como desproporcionada, solicitando que se levante de inmediato.

Estudio de posibles ayudas económicas europeas

Tras todas estas incidencias, el sector hortofrutícola español y especialmente el andaluz han quedado claramente dañados, tanto en el volumen de sus ventas como en la imagen de calidad y seguridad alimentaria. En este sentido, tanto España como otros estados miembros también afectados están exigiendo compensaciones económicas a la Unión Europea, cuyas autoridades se han mostrado dispuestas a estudiar la solicitud en la reunión extraordinaria de ministros de Agricultura de la UE que se celebrará el próximo 17 de junio.