En rueda de prensa conjunta con el comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, el ministro Miguel Arias Cañete ha anunciado que el Coreper (Comité de Representantes Permanentes de la UE) ha aprobado el mandato negociador del acuerdo de pesca con Marruecos. “Quiero agradecer el trabajo de la comisaria Damanaki y toda la colaboración […]

En rueda de prensa conjunta con el comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, el ministro Miguel Arias Cañete ha anunciado que el Coreper (Comité de Representantes Permanentes de la UE) ha aprobado el mandato negociador del acuerdo de pesca con Marruecos.

“Quiero agradecer el trabajo de la comisaria Damanaki y toda la colaboración que han prestado los Estados miembros para que ya exista un mandato negociador que permita a la Comisión, cuando el Consejo lo sancione definitivamente, cerrar un acuerdo pesquero con Marruecos en un tiempo
lo más razonable posible que permita a la flota pesquera andaluza, gallega y canaria volver a faenar en aguas del Reino de Marruecos lo antes posible”, explicaba el ministro.

Reforma de la Política Agraria Común

En las mismas declaraciones, Arias Cañete añadía que “España está preparando la discusión de la reforma de la Política Agraria Común con espíritu constructivo” para trasladar su punto de vista a la Comisión Europea.

“El Gobierno español es consciente de la importancia de esta política y de la importancia de disponer de un presupuesto comunitario importante para las políticas de apoyo a los agricultores, ganaderos y al desarrollo rural”, explicaba Arias Cañete, para a continuación agradecer al Comisario Ciolos “los esfuerzos que ha hecho en el seno del Colegio de Comisarios para defender una dotación financiera suficiente para una política que es básica para la seguridad alimentaria, el mantenimiento de las poblaciones en el medio rural y la defensa del medio ambiente”.

Concentración de la oferta y mecanismos de regulación

El ministro ha explicado como España está analizando las propuestas aunque considera que antes de un acuerdo definitivo sobre la estructura final de la PAC hay que conocer los importes presupuestarios con que queremos financiar los objetivos políticos.

“En el Parlamento Europeo ya ha arrancado un debate muy concreto sobre los distintos reglamentos comunitarios”, apuntaba Arias Cañete. En este sentido, el ministro ha recordado como su departamento ha convocado a las CCAA y a las Organizaciones Agrarias a pactar en común, “no ya una posición sobre líneas generales sino un posicionamiento sobre cada punto concreto de los reglamentos comunitarios”.

Puntos preocupantes de la propuesta de reforma

El ministro explicaba también que se han detectado puntos preocupantes de la propuesta de reforma: “Uno es el número de hectáreas elegibles en el nuevo sistema de ayudas, tanto de ayuda de base como las ayudas vinculadas al reverdecimiento de la PAC que, en el caso de España, puede plantear un enorme problema. Otro, es la diversidad de las características productivas del
sector agrario y ganadero español, que hace muy difícil homogeneizar ayudas y exige una enorme flexibilidad para aplicar la PAC en el territorio español cuando se fije el modelo definitivo. Con los mecanismos actuales que existen en los reglamentos, no disponemos de flexibilidad suficiente para aplicar una PAC que mantenga las ayudas a nuestro sector agrario”.

Dependencia de las ayudas comunitarias

Arias Cañete reconocía la dependencia del sector de las ayudas comunitarias; “La media que suponen las ayudas agrarias en la Renta Bruta Agraria es de casi el 27%. Pero si deducimos de la Renta Bruta Agraria las frutas y hortalizas, que no perciben pagos directos y tienen unos sistemas de apoyo muy limitados, la media es muy superior al 40-45 por ciento en muchos cultivos. Si hubiera una fuerte redistribución por motivo de ampliación de hectáreas o por motivo de una
redistribución regional compleja, habría muchos sectores que no serían económicamente rentables y podría producir abandono de cultivos y pérdida de la actividad agraria”.

Algunos puntos de la reforma no están suficientemente desarrollados

Por último, el ministro señalaba dos aspectos de la reforma que no están suficientemente desarrollados: la mejora de la posición de los agricultores en la cadena agroalimentaria y los mecanismos de regulación de mercado.

Sobre el primero de ellos, el ministro explicaba que hay que dar muchos más pasos hacia adelante para “incorporar propuestas que permitan la concentración de oferta, mayor peso de los agricultores en la participación del valor añadido de la cadena, y eso puede llegar incluso a proponer modificaciones de las reglas de competencia similares a las que con acierto ha promovido el Comisario Ciolos para el sector lácteo, que es un modelo que creemos que se puede seguir en muchos más sectores de la cadena alimentaria”.

Sobre el segundo, los mecanismos de regulación de mercado, Arias Cañete ha pedido que sean “más ágiles, más eficaces, basados en parámetros objetivos de manera que se desencadenen automáticamente en caso de crisis, que se puedan objetivar y, que la Comisión Europea y los fondos europeos, junto con las políticas nacionales y autonómicas de acompañamiento, le puedan dar respuesta”.

{jathumbnail off}