Con motivo del Día Mundial de la Pesca, celebrado el pasado viernes, 22 de noviembre, la organización sin ánimo de lucro Marine Stewardship Council España y Portugal (MSC) ha querido llamar la atención sobre las graves presiones que se ejercen sobre el océano y, en particular, los riesgos de la sobrepesca, y el cambio climático.

En este sentido, MSC ha querido recordar cómo el cambio climático está afectando gravemente a los océanos causando subida del nivel mar, acidificación, pérdida de oxígeno y biodiversidad y desplazamiento de especies hacia altitudes más altas, unos factores que contribuyen a poner en peligro la seguridad alimentaria de los 3.000 millones de personas que dependen del pescado como principal fuente de proteína y de generación de ingresos de las comunidades que dependen de la pesca.

En este contexto, la pesca sostenible es una de las estrategias de adaptación y mitigación. Poblaciones en mejor estado, ecosistemas mejor conservados y una gestión eficaz son claves para reducir los impactos del cambio climático.

Desde el punto de vista del consumo, el pescado de origen sostenible es una buena opción dentro de una dieta baja en carbono y respetuosa con el planeta, y el compromiso del consumidor con la pesca sostenible es clave para apoyar los esfuerzos del sector pesquero comprometido con las mejores prácticas. Por ello, la organización recuerda que, eligiendo el pescado y marisco garantizado con sello azul MSC, se puede contribuir a océanos llenos de vida para las futuras generaciones. Y es que el sello azul de MSC sobre un producto significa:

  • Que el pescado procede de pesquerías que han sido certificadas en base al estándar de MSC, un indicador científico para la pesca sostenible con el medio ambiente.
  • Que es de origen sostenible con trazabilidad garantizada.

En la actualidad, el 15% de las capturas de pesca mundiales se encuentran certificadas bajo el Estándar de pesca sostenible de MSC —11,8 millones de toneladas de más de 300 pesquerías 34 países—, demostrando que la pesca sostenible es posible y que las buenas prácticas están aumentando en muchas regiones del mundo.

Cumplir con los ODS

No obstante, la apuesta por la pesca sostenible debe acelerarse para poder cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto, el ODS 14, por el que la comunidad internacional se ha comprometido, poniendo como meta 2020, a “gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos importantes, incluso fortaleciendo su resiliencia, y adoptar medidas para restaurarlos a fin de restablecer la salud y la productividad de los océanos (…), reglamentar eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas, y aplicar planes de gestión con fundamento científico a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible, al menos alcanzando niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible de acuerdo con sus características biológicas”, entre otros ambiciosos objetivos.

En España, con la reciente entrada en evaluación del mejillón gallego, el 18 % de la captura marina española se encuentra en el programa MSC, el 5 % certificado y el 13 % en evaluación completa respecto al Estándar MSC. Desde el punto de vista del mercado, más de 1.100 productos portan el sello azul en el mercado español y 239 empresas han certificado su cadena de custodia para poder comercializar pescado certificado MSC.

Resumen
Sobre la urgencia de practicar una pesca sostenible para cumplir con los ODS
Título
Sobre la urgencia de practicar una pesca sostenible para cumplir con los ODS
Descripción
Con motivo del Día Mundial de la Pesca, MSC ha querido llamar la atención sobre las graves presiones que se ejercen sobre el océano y, en particular, los riesgos de la sobrepesca, y el cambio climático.
Autor