Un empresario de San Francisco (Estados Unidos), Brian Mayer, lanzó a primeros de este mes de julio ReservationHop.com, un sitio web que permitía a los usuarios adquirir —por un precio medio de 12 dólares, casi 9 euros— reservar mesa en los restaurantes más populares de la ciudad, reservando con mucha anticipación y con nombre falso. […]

Un empresario de San Francisco (Estados Unidos), Brian Mayer, lanzó a primeros de este mes de julio ReservationHop.com, un sitio web que permitía a los usuarios adquirir —por un precio medio de 12 dólares, casi 9 euros— reservar mesa en los restaurantes más populares de la ciudad, reservando con mucha anticipación y con nombre falso.

Según Los Angeles Times la idea le vino a Mayer tras sufrir una mala experiencia esperando mesa un largo tiempo en un restaurante mexicano en su ciudad, San Francisco. Pero horas después del lanzamiento oficial del sitio se produjo un verdadero torrente de comentarios negativos en las redes sociales, hasta el punto de que la web dejó de prestar servicio la semana pasada.

La mayoría de las críticas veían la idea como un modo de inventar un mercado innecesario, otras argumentaban que el sistema perjudica a los que disponen de menos medios económicos, algunas se refieren a la “sombría” forma de reservar con nombres falsos y finalmente había quien pensaba que fórmula terminaría dañando, a largo plazo, a los propios restaurantes y a la posibilidad de llenar sus mesas.

El más odiado

En respuesta a estos comentarios Mayer se defendía en su blog personal con un artículo titulado Cómo llegué a ser la persona más odiada de San Francisco por un día asegurando: «Creo que una reserva pagada permite a los clientes entrar en el juego, y eso significa que los restaurantes podrían reducir las ausencias si las reservas pagadas llegan a ser operativas”.

En una entrevista concedida a c/net el pasado lunes, el empresario admitía que “se trataba de un error haber asumido que a los restaurantes no les importaría la forma de reservar con nombres falsos”. Después de hablar con los propietarios de varios restaurantes Mayer aseguraba que «está considerando la posibilidad de un nuevo ‘eje’ en el modelo de negocio». El cambio, menciona en su blog, podría permitir a los restaurantes vender sus reservas y obtener una parte de los beneficios que obtenga la web.


{jathumbnail off}