Cumpliendo con la tradición de ser el primer carnaval del año en Europa, La Vijanera llega este año el 3 de enero al bonito pueblo cántabro de Silió, en el municipio de Molledo, en el curso medio del río Besaya, que cada año conmemora cada este temprano carnaval el primer domingo de enero.

La Vijanera llega este año el 3 de enero, cumpliendo la tradición de ser el primer carnaval del año en Europa. El pueblo de Silió en el municipio de Molledo, en el curso medio del río Besaya, conmemora cada año este carnaval el primer domingo de enero.

Esta fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional, celebra la entrada en el año nuevo y despide el viejo año con un hermoso ritual relacionado con la muerte y la vida, en el que participan numerosas máscaras de gran colorido y fuerza estética.

Varios personajes intervienen en este peculiar carnaval. Quizás los más conocidos son los ‘Zamarracos’, con la cara pintada de negro y ataviados de pieles de carnero y los característicos sombreros picudos, que ahuyentan con el estruendo de sus campanos los malos espíritus del año que acaba de llegar. También son personajes peculiares el ‘Oso con su Domador’, la ‘Pepa’, el ‘Viejo’ y la ‘Vieja’, los ‘Trapajones’ y la ‘Madama’, además de una larga lista que hacen de esta fiesta una de las más singulares de Cantabria.

Origen ancestral

Según la Asociación Cultural Amigos de la Vijanera, se tiene constancia de que en las cuevas de Altamira y El Castillo en Puente Viesgo los antiguos habitantes primitivos inmortalizaron figuras con rasgos zoomorficos. Tal vez los Chamanes adoptaban formas de animales como manera de invocar su fuerza. En la Cantabria prerromana los cultos eran de tipo naturalista. Se adoraba al sol, la luna, los ríos y las montañas.

Se cree que las tropas invasoras adoptaron parte de las tradiciones de los pueblos conquistados. Y a su vez, la fiesta entronca con parte de las tradiciones romanas. En época de Augusto se generalizó la costumbre de hacer regalos el 1 de enero como parte de las celebraciones en honor del dios Jano. Parte del ritual consistía en que comparsas de hombres salían disfrazados. Sin embargo, dicha tradición, extendida por Europa, es anterior y trataba de conmemorar el punto de inicio del año agrícola extendida desde el solsticio de invierno hasta bien entrado marzo.

En cuanto a los datos referidos a este periodo son pocos los que han llegado hasta nuestros días, posiblemente debido a la cotidianeidad de la fiesta para los historiadores de la época. Pero a partir del dominio del cristianismo, estas y otras celebraciones fueron vistas con malos ojos, de ahí que algunas de esas prohibiciones hayan llegado hasta nuestros días. Los cristianos condenaban varios de sus rasgos: el caracterizarse con formas animales, cambiar las vestimentas masculinas por otras femeninas, excitarse con vino como parte del trance y por último escenificar comedias burlescas ridiculizando a los semejantes. Todas estas características forman parte de la fiesta. Literalmente algunas de las prohibiciones decían así: “No se permite hacer el becerro ni el ciervo el día 1 de enero, ni celebrar costumbres diabólicas”.

Resumen
Llega La Vijanera, el primer carnaval del año en Europa
Título
Llega La Vijanera, el primer carnaval del año en Europa
Descripción
Cumpliendo con la tradición de ser el primer carnaval del año en Europa, La Vijanera llega este año el 3 de enero al bonito pueblo cántabro de Silió, en el municipio de Molledo, en el curso medio del río Besaya.
Autor