La primavera en el Valle de las Caderechas (Burgos) es un prodigio de colorido, especialmente coincidiendo con la floración de los cerezos. Una serie de bellas localidades forman un circuito en el que perderse en su arquitectura popular, basada en la mezcla de entramados de madera con relleno de adobe y el uso de la piedra integrado perfectamente en el paisaje.

Y en estos momentos, tras cesar las lluvias de los últimos días y tras un tímido comienzo, la floración de los más de 50.000 cerezos del Valle de las Caderechas está ya avanzada, y alcanzará su máximo esplendor durante los próximos días.

Por lo tanto, este próximo fin de semana se podrá contemplar el espectáculo sin igual de las plantaciones de los cerezos del Valle de las Caderechas cubiertas por el manto blanco de las flores en este pequeño valle de la provincia burgalesa.

En el Valle de Caderechas, situado a 60 kilómetros al norte de Burgos, se producen cerezas de diez tipos diferentes que, gracias a su extraordinaria calidad cuentan desde 2004 con una Marca de Garantía que certifica al consumidor el origen y las prácticas de cultivo responsable que realizan los fruticultores de la zona.

Una excelente ocasión para visitar este valle y disfrutar del singular espectáculo de la floración de los cerezos. Además, en esta dirección figuran las diferentes rutas y mapas del área, y mediante un enlace a las “estaciones de avisos”, se pueden conocer las temperaturas registradas en cada momento en las cuatro estaciones meteorológicas instaladas a lo largo del Valle.

Equilibrado conjunto geográfico

El valle de Caderechas está situado en la provincia de Burgos, al noroeste de La Bureba, una zona en la que la mezcla de bosques, plantaciones de frutales y valles fértiles y angostos configura un entorno geográfico de singular belleza. Sus pueblos, que forman un equilibrado conjunto entre el Valle de Valdivielso, los páramos de la Lora y la depresión de la Bureba, mantienen todo su sabor tradicional.

La primavera en Caderechas es un prodigio de colorido, especialmente coincidiendo con la floración de los cerezos: Río Quintanilla, Hozabejas, Rucandio, Huéspeda, Madrid de las Caderechas, Ojeda, Herrera de Caderechas, Quintanaopio y Cantabrana forman un circuito en el que perderse en su arquitectura popular, basada en la mezcla de entramados de madera con relleno de adobe y el uso de la piedra integrado perfectamente en el paisaje.

Un privilegiado entorno que destaca, además, por dos de sus productos, de excepcional calidad y singularidad: las cerezas y las manzanas reinetas, reconocidas por sus correspondientes Marcas de Garantía concedidas por el organismo oficial correspondiente, el Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León.

Resumen
Título
Los cerezos del Valle de las Caderechas, en su máximo esplendor
Descripción
Tras cesar las lluvias de los últimos días y tras un tímido comienzo, la floración de los cerezos del Valle de las Caderechas está ya avanzada y alcanzará su máximo esplendor durante los próximos días.
Autor