Más de cuarenta organizaciones de diferentes ámbitos se han unido contra la publicidad de alimentos insanos al público infantil con la campaña ‘Defiéndeme’, exigiendo un sistema de regulación con rango de ley que garantice que la población infantil únicamente pueda verse expuesta a publicidad de alimentos y bebidas saludables.

Los niños y las niñas españoles ven al día una media de veinticinco anuncios televisivos de alimentos y bebidas, la mayoría de los cuales no son saludables. Durante la infancia no somos capaces de identificar la publicidad ni somos conscientes de su objetivo comercial ni persuasivo. Hasta los 12 años el ser humano carece de la madurez cognitiva necesaria para ser escéptico ante los mensajes comerciales, considerándolos ciertos, justos y precisos cuando no siempre lo son. Niñas y niños siguen eligiendo con preferencia los productos anunciados, incluso cuando reciben consejo de personas adultas para elegir otros más saludables. La publicidad alimentaria es, con frecuencia, engañosa también para las personas adultas, ya que hasta el 80 % de alimentos y bebidas que se anuncian con alegaciones nutricionales y de salud positivas, en realidad no son saludables.

Bajo este panorama, la alianza formada por Justicia Alimentaria, la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS), la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), Amigos de la Tierra, Medicus Mundi y Ecologistas en Acción, busca proteger los derechos de la infancia a la salud y al libre desarrollo de la personalidad, evitando el efecto pernicioso de la publicidad. El manifiesto, además, ha estado apoyado por más de cuarenta organizaciones adheridas, entre las que se encuentran: el Comité Español Interdisciplinario de Prevención Cardiovascular, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la Asociación Española contra el Cáncer, la Plataforma Rural , la Asociación de Enfermería Comunitaria, el Consejo General de la Psicología o la Coordinadora de ONG.

Aplicar el perfil nutricional que marca la OMS

Según los firmantes del manifiesto, la inmensa mayoría de la publicidad alimentaria que se emite hace referencia a productos no saludables, contribuyendo al desarrollo de obesidad —el 45 % de los niños y las niñas del Estado tiene sobrepeso u obesidad— y a sus complicaciones en la infancia, con el consiguiente aumento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y cáncer en el futuro.

Para seleccionar los productos saludables, cuya publicidad sería permisible, se propone aplicar el perfil nutricional de la región europea que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) para luchar contra la obesidad. El ámbito de actuación de la ley debe abarcar todos los medios publicitarios y, en particular: televisión, cine y radio; medios impresos y espacios publicitarios al aire libre (vallas, medios de transporte, etc.), Internet, aplicaciones de videojuegos con fines publicitarios (‘advergames’), telefonía móvil y patrocinios (congresos, jornadas, fiestas, etc.). Este tipo de regulación ya funciona en otros países, como es el caso de Chile, que no solamente abarca la publicidad sino que también pone coto al etiquetado confuso y engañoso.

La autorregulación no funciona

El Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos Dirigida a Menores (PAOS) regula esta materia en el Estado español. Según las organizaciones firmantes, “este código, por su propia naturaleza y por haber sido gestado por las propias empresas, es incapaz de proteger a la infancia del efecto pernicioso de la publicidad alimentaria. La autorregulación y la corregulación, tal y como se ha demostrado en multitud de estudios, tienden a ser ineficaces en su aplicación práctica”.

Además —continúan—, “el Código PAOS no regula el perfil nutricional de los productos anunciados ni la frecuencia de exposición, en contra de las recomendaciones de la OMS los grupos de expertos y las organizaciones de consumidores. Asimismo, contraviene lo estipulado en la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición al restringir su aplicación a menores de 12 años en medios audiovisuales e impresos, en lugar de los 15 años que marca dicha ley”.

Ante esto, para exigir limitaciones reales y defender la salud infantil, se ha lanzado la campaña ‘Defiéndeme’, con el fin de eliminar de la publicidad de alimentos malos para la salud de la población infantil.

Resumen
Título
Manifiesto contra la publicidad de alimentos insanos al público infantil
Descripción
Más de cuarenta organizaciones de diferentes ámbitos se han unido contra la publicidad de alimentos insanos al público infantil con la campaña ‘Defiéndeme’, exigiendo un sistema de regulación con rango de ley.
Autor