Durante el reciente cónclave del Colegio Cardenalicio para la elección del nuevo Papa, la pastelería del Bronx neoyorkino ‘Artuso’ —conocida hasta el momento por la elaboración de galletas con la imagen de Benedicto XVI— estuvo recibiendo a diario la demanda, por parte de sus clientes, de hornear galletas especiales con motivo de tan histórico acontecimiento. […]

Durante el reciente cónclave del Colegio Cardenalicio para la elección del nuevo Papa, la pastelería del Bronx neoyorkino ‘Artuso’ —conocida hasta el momento por la elaboración de galletas con la imagen de Benedicto XVI— estuvo recibiendo a diario la demanda, por parte de sus clientes, de hornear galletas especiales con motivo de tan histórico acontecimiento.

Ante el evidente problema de ignorar quien sería el elegido para ocupar el trono de San Pedro, el pasado miércoles, aún bajo el persistente humo negro saliendo por la chimenea del Vaticano, los panaderos de Artuso dieron un paso adelante y comenzaron a elaborar una hornada de galletas papales con el signo de interrogación sobre una cara anónima.

Pero de acuerdo con la información publicada por The New York Times, justo en el momento en que el interrogante estaba siendo impreso sobre hojas de papel de azúcar comestible, saltó al aire la noticia de la elección del nuevo Pontífice, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco.

Las máquinas pararon de inmediato, no pasando mucho tiempo antes de que los trabajadores de la pastelería lograran descargarse e imprimir una foto del nuevo Papa, de modo que a las pocas horas las nuevas galletas ‘Pope Francis’ protagonizaban orgullosamente los escaparates de ‘Artuso’, en pleno Bronx neoyorkino.

{jathumbnail off}