El Gobierno propondrá un modelo de aplicación nacional de la Política Agrícola Común (PAC) basado en ‘comarcas agrarias’ que tenga en cuenta las diferentes realidades de cada zona. Para ello buscará el mayor grado de consenso con Comunidades Autónomas y Organizaciones Agrarias para definir un sistema de regionalización adecuado a la diversidad de nuestra agricultura […]

El Gobierno propondrá un modelo de aplicación nacional de la Política Agrícola Común (PAC) basado en ‘comarcas agrarias’ que tenga en cuenta las diferentes realidades de cada zona. Para ello buscará el mayor grado de consenso con Comunidades Autónomas y Organizaciones Agrarias para definir un sistema de regionalización adecuado a la diversidad de nuestra agricultura y que conlleve la menor transferencia posible de importes de ayuda entre beneficiarios, y con ello, entre sectores productivos y territorios.

Así lo avanzaba ayer martes en la sesión de control al Gobierno el Senado el ministro Miguel Arias Cañete, explicando que en las negociaciones de la reforma de la PAC se ha conseguido “la flexibilidad necesaria para que se adapte a las peculiaridades de las agriculturas de los distintos Estados Miembros —y en particular la española— pero sin perder la coherencia y el equilibrio que le otorga su carácter de Política Común”. 

 Adecuación a la realidad agraria

Arias Cañete aseguró que el modelo más adecuado se basa en establecer una división territorial por comarcas agrarias, con importes homogéneos de ayudas, por tipo de superficie. “La comarca —como agregación de municipios con las mismas características agronómicas— es la mejor aproximación a las realidades agrarias de nuestro país. Y, dentro de cada comarca, se distinguirían cuatro tipos de superficies cultivadas (cultivos herbáceos de secano, de regadío, cultivos permanentes y pastos). En todo caso, la delimitación definitiva de las regiones será uno de los resultados del acuerdo que alcancemos con CCAA y Organizaciones Agrarias”, detallaba.

El ministro insistió en que defiende la aplicación de “un modelo nacional basado en comarcas agrarias, de manera que queden contempladas sus distintas condiciones productivas”. “Un sistema de regionalización adecuado a la diversidad de realidades agrarias de nuestro país y que minimice los trasvases de fondos entre perceptores, con una convergencia efectiva de ayudas entre agricultores dentro de cada comarca muy limitada”.

 

Artículos relacionados

Arias Cañete, satisfecho con el acuerdo en la reforma de la Política Agrícola Común

Buena marcha de las exportaciones españolas de alimentos

Bienvenidos al campo, bienvenidos al día a día del agricultor

Seguros agrarios o cómo mantener la renta de los agricultores

Dos iniciativas de interés para cooperativas agroalimentarias

Seis ideas para abordar con éxito el futuro de las cooperativas agrarias

Arias Cañete: “El gran problema del campo es la atomización”

Internacionalización, innovación y dimensión, claves de futuro para el sector agroalimentario

Casi el 70% de los productores agrarios están a favor de la venta directa

Arias Cañete pide a Galicia que concentre su producción de leche

El Gobierno anuncia ‘una potente reforma en el sector agroalimentario’

El Gobierno apoyará proyectos de exterior en el sector agroalimentario

Jornadas formativas #Anticipa2 para empresas agroalimentarias


{jathumbnail off}