Una investigación sobre panificación y recuperación de harinas y trigos; la dedicación a la conservación de los olivos milenarios; una decidida apuesta por el producto local y la agricultura sostenible; iniciativas para preservar la ría de Vigo y el entorno de las Islas Cíes… son algunas de las historias de compromiso con la Tierra que han sido reconocidas en los I Premios GASTROActitud.

Ayer lunes 20 de junio se entregaron los I Premios GASTROActitud Compromiso con la Tierra, un gesto simbólico destinado a apoyar el esfuerzo de quienes de forma anónima o poco conocida trabajan en favor de la buena alimentación. Productores respaldados por historias y trayectorias únicas que los hacen merecedores de semejante galardón.

Como padrino de los premiados ejerció el cocinero Andoni Luis Aduriz (Mugaritz, Errenteria, Guipúzcoa) entregándoles un plato de cerámica diseñado y elaborado por el ceramista Pedro León, cuyas vajillas se encuentran en algunos de los mejores restaurantes de España. La elección de Andoni Luis Aduriz como padrino no ha sido casual. Desde los inicios del restaurante Mugaritz, él y su equipo han trabajado estrechamente con proveedores de proximidad para recuperar y aportar un valor añadido a algunos ingredientes supuestamente humildes o desconocidos que a través de su cocina se han convertido en hitos gastronómicos.

Once historias singulares

Los premiados GastroActitud Compromiso con la Tierra 2016 han sido:

GUILLERMO MOSCOSO, de PAN DA MOA (Santiago de Compostela) por su trabajo de relanzamiento de la panadería tradicional gallega, investigación en procesos de panificación y recuperación de harinas y trigos trabajando directamente con agricultores y molinos.

AMADOR PESET, de OLIVOS MILENARIOS (Castellón) por su dedicación a la conservación de los olivos milenarios de la variedad Farga, con cuyas aceitunas elabora un aceite único, testimonio de dos mil años de historia mediterránea.

RUBÉN VALBUENA, de QUESERÍA CANTAGRULLAS (Valladolid) por despertar la curiosidad quesera entre jóvenes productores y aficionados y demostrar con hechos que las cosas pueden hacerse de otro modo, convirtiéndose en un ejemplo para el sector y en general para los emprendedores.

FERNANDO ALCÁZAR, de HUERTA FERNANDO ALCÁZAR (Madrid) por devolverle a la huerta de Aranjuez el prestigio gracias a sus excelentes cultivos de fresas y espárragos, algunas variedades autóctonas recuperadas. Por creer en el producto local e impulsar la agricultura sostenible, un modelo adaptado a las necesidades del siglo XXI.

CARLOS MANUEL SANLLEHY, de ETH RESTHILÉ (Valle de Aran), no por su actividad en el restaurante, famoso por su olla aranesa, sino porque se ha empeñado en conservar la actividad agrícola tradicional de La Val d’Aran frente al empuje de turismo y el desarrollo de los deportes de invierno. Junto a una decena más de productores han recuperado variedades, extendido cultivos y sostenido formas de trabajo artesanal.

COFRADÍA DE PESCADORES Y MARISCADORES DE SAN JOSÉ DE CANGAS (Pontevedra) por sus esfuerzos e iniciativas para preservar la ría de Vigo y el entorno de las Islas Cíes de agresiones ecológicas manteniendo la calidad de sus productos (navajas, percebes, etc.), la modernización de los sistemas de venta a través de Redes Sociales e Internet y la promoción del turismo pesquero mediante actividades a bordo de los barcos.

DANIEL BARTOLOMÉ, de PICASUELOS DE CANTABRIA (Cantabria) por la tarea de recuperación del picasuelos variedad de gallina autóctona de Cantabria que se cría en libertad y se alimenta con semillas, así como su promoción y comercialización en otras regiones de España convirtiéndose en embajadores de su territorio.

SUPRA CAFÉ DE COLOMBIA (Madrid) por ser la única empresa cafetera española con una finca cafetera propia y haber desarrollado en Hacienda SupraCafé de Popayan, en la conflictiva región del Cauca colombiano, un proyecto inigualable de investigación —en colaboración con varias universidades se han validado 200 variedades de café arábica—, sostenibilidad e inserción social dando trabajo a mujeres de la comunidad.

CAPATACES DE LAS BODEGAS DEL MARCO DE JEREZ, por su entrega y dedicación desde el anonimato a los vinos de Jerez haciendo de ellos una joya enológica única e irrepetible. Verdaderos custodios de conocimiento y sabiduría vinícola.

GAMBA NATURAL (Valladolid) recibió el premio especial a la innovación por ser pioneros en la producción de ‘gambas de tierra adentro’ en tierras de la meseta manteniendo un serio compromiso medioambiental de sostenibilidad y desarrollo.

RICARDO CRESPO, de CARNATURA (Valencia) elegido por votación popular a través de la página de Facebook de GastroActitud, por su reivindicación del mundo rural a través de proyecto de recuperación de las cabras autóctonas de la Sierra de La Calderona que además de producir excelentes carnes, al vivir en libertad y alimentarse en los montes son un importante elemento de prevención de incendios.

Resumen
Título
Once historias de compromiso con la Tierra
Descripción
I Premios GASTROActitud Compromiso con la Tierra, un gesto simbólico destinado a apoyar el esfuerzo de quienes de forma anónima o poco conocida trabajan en favor de la buena alimentación.
Autor