Oriol Rovira, chef del restaurante-hotel Els Casals (una estrella Michelin desde 2007 y premio al mejor restaurante del año en 2008 por la Academia Catalana de Gastronomía) acaba de abrir en pleno barrio barcelonés del  Born, en colaboración con el Grupo Sagardi, un establecimiento de los llamados de comida rápida, la bocadillería Sagàs, en cuya […]

Oriol Rovira, chef del restaurante-hotel Els Casals (una estrella Michelin desde 2007 y premio al mejor restaurante del año en 2008 por la Academia Catalana de Gastronomía) acaba de abrir en pleno barrio barcelonés del  Born, en colaboración con el Grupo Sagardi, un establecimiento de los llamados de comida rápida, la bocadillería Sagàs, en cuya carta utilizará exclusivamente productos procedentes de su propia huerta y ganadería.

Según explicaba Rovira, la huerta –de una superficie de dos hectáreas- se trata de una propiedad que comparte con sus cinco hermanos en la comarca barcelonesa del Bregada, muy cercana a localidad pirenaica de Berga y a la montaña de Montserrat, sede también del restaurante-hotel Els Casals.

La carta de Sagàs, comentaba Oriol Rovira, quiere recuperar la posibilidad de que los clientes puedan realizar «un viaje con el paladar por bocadillos originarios de distintos rincones del mundo y elaborados con productos frescos y ecológicos”, señalando que con este local se recupera el concepto de «finger food», la idea ancestral de «comer con las manos bocadillos con productos sin conservantes, ni aditivos ni colorantes, todos ellos elaborados con pan ecológico».

Combinación de propuestas locales e internacionales

El resultado es una carta con más de veinte propuestas que combina los productos locales como la butifarra negra, la butifarra blanca, la sobrasada o el jamón curado, con referencia internacionales  como el Bánh Mi, originario de Vietnam los Pork Buns, de Shangai o el clásico Fránkfurt de Baviera, todo ello a partir de la ganadería –vacuno, cerdos y pollos- y las hortalizas, procedentes de su explotación agrícola.

Tanto por parte del propio Rovira como del Grupo Sagardi, no descartan la posibilidad de una expansión de este concepto en el futuro a otras ciudades españolas como Madrid, e incluso fuera de nuestras fronteras, en París o Nueva York.