La dirección de Paradores de Turismo ha presentado hoy lunes 26 de noviembre a los representantes de los trabajadores un plan de medidas destinadas a asegurar la supervivencia de la compañía. El objetivo de esta reestructuración es garantizar la continuidad de Paradores de Turismo adecuándose a la realidad del sector y de la actual demanda, […]

La dirección de Paradores de Turismo ha presentado hoy lunes 26 de noviembre a los representantes de los trabajadores un plan de medidas destinadas a asegurar la supervivencia de la compañía. El objetivo de esta reestructuración es garantizar la continuidad de Paradores de Turismo adecuándose a la realidad del sector y de la actual demanda, controlando los costes operativos, situándose en posición competitiva y reduciendo las pérdidas acumuladas desde 2007.

Según el comunicado emitido por la Red hotelera, la situación financiera de la compañía es insostenible. A la caída de la demanda (pasando de un índice de ocupación del 70% en 2007 a un 52% en 2012) se unen las pérdidas acumuladas de 77 millones hasta 2011, además de las pérdidas previstas para 2012 que ascienden a otros 30 millones. Además, de no tomar medidas, en el 2013 las pérdidas alcanzarían los 139 millones.

Medidas insuficientes

Hasta el momento la dirección había aplicado numerosas medidas como la reducción de costes operativos, de consumos y los gastos comerciales así como la optimización de los procesos internos, con lo que se había conseguido alcanzar, hasta octubre, una cifra de ahorro de en torno a 20 millones de euros. Estas medidas, aunque efectivas y acertadas, han resultado insuficientes para alcanzar los niveles de reducción de costes necesarios, por lo que se hace inevitable acometer una reestructuración de centros y de plantilla, actualmente muy sobredimensionada y muy alejada de los estándares del sector.

644 puestos de trabajo menos

La situación es tan grave que se hace imprescindible y urgente acometer estas medidas. El plan que la dirección de Paradores pone sobre la mesa de negociación supone la extinción de 644 puestos de trabajo (aproximadamente el 14% de la plantilla). Esta medida afectará tanto a los centros (Paradores) como a los Servicios Centrales de la compañía.

El comunicado asegura que desde la dirección de Paradores se va a realizar todo el esfuerzo posible para aplicar un plan social que minimice los efectos de la medida. Así mismo se ha informado a los representantes de los trabajadores de la apertura inmediata de un periodo de consultas con el objetivo de explicar en detalle las razones que obligan a tomar tan difícil decisión, y tratar de alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes.

{jathumbnail off}