Hay quien piensa que la pasta no es un plato para comer en Navidad. Seguramente porque no han tenido la oportunidad de probar una propuesta como estos Raviolis de conejo al ajillo que ha preparado el chef de Triciclo, Javier Goya, con la complicidad de Casimiro Mahou Cerveza Extra. Una de las cervezas de autor de Casimiro Mahou que mejor combinan con las carnes de caza y los guisos contundentes, tan habituales en las mesas de Navidad.

La Colección de Cervezas Especiales Casimiro Mahou es una gama de autor, creada por los maestros cerveceros de Mahou de hoy en día, en homenaje al fundador y a los primeros artesanos cerveceros que crearon Mahou hace ciento veintisiete años. Una gama muy versátil —Lager, Trigo, Extra y Ale—, de modo que es muy fácil encontrar el mejor momento para tomar cada una de ellas. Siempre con el maridaje más adecuado, que será lo que nos permita extraer todo su potencial aromático y su sabor, y así disfrutarlas plenamente.

Y, en concreto, la Cerveza Extra de Casimiro Mahou utilizada como ingrediente especial en esta receta aporta su intenso sabor procedente de una cuidada selección de maltas y lúpulos, y su aroma, que alterna notas dulces de caramelo procedentes de las maltas tostadas, con notas cítricas y herbales que aportan los diferentes lúpulos.

Dos características muy particulares, sabor y aroma, que dan lugar a una receta navideña tan sugerente como estos Raviolis de conejo al ajillo, cremoso de Camporeal, setas silvestres y aceite especiado maridado con Casimiro Mahou Cerveza Extra.

INGREDIENTES

  • 1 conejo
  • 2 cabezas de ajo
  • 2 cebollas
  • Tomillo y romero (al gusto)
  • Cayena (al gusto)
  • Pimienta negra molida
  • Un vaso de vino rancio (envejecido con aromas a Jerez, sabores a madera)
  • 1/2 vaso de vinagre de Jerez
  • 300 ml de caldo de pollo
  • 12 láminas de pasta wanton
  • 100 gr de setas frescas silvestres
  • 150 gr de queso de Camporeal
  • 100 ml de nata
  • 50 cl de leche
  • 30 gr de sal
  • Aceite virgen extra suave
  • Especias para el aceite: bayas de enebro, pimienta negra, comino, cilantro en grano, semillas de hinojo, tomillo, romero, orégano y canela.

ELABORACIÓN

Esta receta no es difícil, pero requiere de bastantes elaboraciones que hay que ir haciendo por separado. Esa es la única dificultad.

Comenzamos salteando el conejo en aceite muy caliente para que quede bien doradito por fuera. Añadimos el ajo picado y lo doramos. Una vez haya alcanzado el punto que queremos, mojamos todo con el vino rancio, el vinagre de Jerez y el caldo de pollo, y lo dejamos estofar en una olla tapada durante unos 30 minutos aproximadamente; la idea es que la carne quede bien tierna, por lo que, si una vez pasado ese tiempo todavía no ha alcanzado el punto de cocción que queremos, lo dejamos un poco más.CM_Triciclo_Plato02_10

Por otro lado, pochamos las cebollas y reducimos el jugo que nos ha quedado de cocinar la carne hasta que quede una salsita espesa. Una vez la tengamos, le añadimos el conejo deshuesado y desmenuzado, y las cebollas pochadas. Y lo reservamos todo en frío.

Es el momento de cocer las láminas de pasta wanton (siguiendo la recomendación de tiempo de cocción del fabricante). Para ello, las echamos en una olla de agua hirviendo con la sal. Una vez cocidas, las sacamos y las refrescamos en un recipiente de agua con hielo durante unos minutos. Transcurrido este tiempo, sacamos las láminas con cuidado y las secamos con papel de cocina. Después solo falta ponerles el relleno de conejo que teníamos reservado en frío de antes, y cerrar cada ravioli en forma de cruz, uniendo las esquinas en el centro del ravioli de manera que quede un cuadrado perfecto y bonito. Antes de servirlo tendremos que marcarlos en la plancha durante un minuto nada más (hacerlo por el lado plano del ravioli).

Para preparar el cremoso, trituramos el queso curado y le añadimos la leche caliente (a unos 70ºC aproximadamente), y colamos la crema resultante (no es necesario si se hace con Thermomix), de manera que nos quede una crema fina y suave. Si consideramos que no está al punto de sal, le añadimos una pizca al gusto.

Por último, limpiamos las setas y las cortamos de manera que queden bonitas a la hora de emplatar. De entre todas vamos a saltear algunas y otras las dejaremos en crudo, porque la idea es jugar con las texturas y sabores a la hora de degustarlas.

Y ya solo nos queda preparar el aceite de especias. Para ello, trituramos todas las especias y hierbas aromáticas y les añadimos cantidad suficiente de aceite de oliva virgen extra suave.

Emplatado. Primero ponemos los raviolis en el fondo del plato —recién sacados de la plancha, para que estén calientes—, colocamos las setas de manera estética y decoramos con algunas hierbas aromáticas al gusto. En el momento de servir añadimos el cremoso de queso caliente y aliñamos con gotas de aceite de especias.

Resumen
Título
Raviolis de conejo al ajillo, una sugerente receta navideña maridada con Casimiro Mahou Cerveza Extra
Descripción
Una sugerente receta navideña de la mano del chef de Triciclo, Javier Goya, con todo el sabor y el aroma de Casimiro Mahou Cerveza Extra.
Autor