El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha comunicado a la Comisión Europea la autorización para la instalación de tres nuevas granjas de engorde de atún rojo, anexas a almadrabas de Cabo Plata, Punta Atalaya y Lances de Tarifa en Cádiz. El alta de estas nuevas granjas, cuya instalación cuenta con el visto bueno […]

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha comunicado a la Comisión Europea la autorización para la instalación de tres nuevas granjas de engorde de atún rojo, anexas a almadrabas de Cabo Plata, Punta Atalaya y Lances de Tarifa en Cádiz.

El alta de estas nuevas granjas, cuya instalación cuenta con el visto bueno del Ministerio a través de la Secretaría General de Pesca, deberá ser notificada, por la Comisión Europea a la Secretaría de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), a efectos de su inclusión en el registro correspondiente. También deberá contar, para su puesta en marcha, con las autorizaciones y permisos correspondientes de la Junta de Andalucía.

En la actualidad funcionan en España cuatro almadrabas. Las tres que han solicitado las instalaciones de engorde y una cuarta, la Ensenada de Barbate que cuenta con granja de engorde en funcionamiento.

Opiniones contrarias

A pesar de que esta nueva autorización supondrá una mayor disponibilidad de un tipo de carne muy apreciada por el consumidor, especialmente en los mercados japoneses, ya en 2004 un informe de la Universidad Complutense de Madrid, firmado por Benigno Elvira, del Departamento de Zoología y Antropología Física de la Facultad de Biología, alertaba sobre las granjas de engorde del atún rojo en los siguientes términos:

“El rápido aumento de las granjas de engorde de Atún Rojo Thunnus thynnus en el Mediterráneo, está amenazando uno de nuestros recursos pesqueros más valiosos. Esta es una de las principales conclusiones de un informe que WWF/Adena acaba de lanzar a escala internacional con motivo del Día Mundial de los Océanos.”

“Desde un punto de vista ecológico, el Atún Rojo es una especie clave en la cadena alimentaria pelágica. El documento de WWF/Adena, titulado ‘Engorde de Atún. En peligro el stock mediterráneo de Atún Rojo’ presenta datos reveladores que demuestran la presión a la que está siendo sometida la especie, cuya disminución roza los límites de lo insostenible. El informe señala que la población de Atún Rojo ha descendido un 80% en las últimas tres décadas.”

“En el informe se advierte que, a menos que la presión pesquera decrezca y el engorde de Atún sea regulado por los organismos responsables, el stock de esta especie del Atlántico oriental podría desaparecer comercialmente en los próximos años. Asimismo, se demanda la inmediata eliminación de ayudas públicas a estas prácticas, para que se cumpla el compromiso de la Unión Europea en la nueva Política Común de Pesca, en el sentido de eliminar los subsidios que promuevan la sobrepesca o las actividades ilegales relacionadas con la pesca”.

“El engorde en granjas no es propiamente acuicultura (aunque recibe subvenciones para tal fin), puesto que los ejemplares son capturados en el mar y extraídos de la población salvaje, ya de por sí fuertemente sobreexplotada”.

“El informe recoge también numerosos ejemplos de la vertiginosa expansión de esta industria en la cuenca mediterránea provocando la preocupación de muchos científicos, pescadores y conservacionistas”.

{jathumbnail off}