La comisaria europea de Acción por el Clima de la Comisión Europea, Connie Hedegaard, presentaba ayer miércoles en la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE), en Madrid, la campaña El mundo que quieres, con el clima que quieres, una iniciativa para encontrar soluciones prácticas, inteligentes e innovadoras que a la vez que reduzcan la contaminación de […]

La comisaria europea de Acción por el Clima de la Comisión Europea, Connie Hedegaard, presentaba ayer miércoles en la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE), en Madrid, la campaña El mundo que quieres, con el clima que quieres, una iniciativa para encontrar soluciones prácticas, inteligentes e innovadoras que a la vez que reduzcan la contaminación de CO2, mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y beneficien al medio ambiente.

Se trata de una campaña paneuropea de comunicación con el apoyo de más de 70 organizaciones de toda Europa con la que se pretende demostrar que la lucha contra el cambio climático puede aumentar el bienestar y generar beneficios económicos para los ciudadanos de la UE.

“Debemos elegir, podemos actuar utilizando los conocimientos que tenemos sobre el cambio climático o nos podemos quedar con los brazos cruzados y ver como las cosas se van poniendo cada vez peor”. Cualquiera de las dos elecciones tiene su precio. Elijamos la que nos va a reportar más beneficios para “crear un mundo que nos guste, con un clima que nos guste, cuando aún estamos a tiempo” afirma la comisaria Hedegaard en relación a esta iniciativa.

 Buenas ideas ya en marcha

 En la localidad de Manlleu, en Cataluña, adornan las calles en fiestas con luces que no gastan ninguna energía. La empresa Lavola ha hecho unas cadenas de aluminio chapado en oro que se cuelgan de las farolas. Son fáciles de instalar y reflejan la luz del sol durante el día y las luces por la noche. Son llamativas, duraderas, reutilizables y consumen cero energía.

En la Estación central de Estocolmo, muy transitada, han encontrado un sistema para aprovechar el calor corporal que generan los viajeros que pasan por allí. Unos intercambiadores en el sistema de ventilación calientan agua con ese calor, bombeándola al sistema de calefacción de un edificio de oficinas cercano. Se reducen las emisiones del edificio y la factura de la energía en un 20 o 25 %. 

Son algunas de las sencillas soluciones que pueden ahorrar gran cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Pero hay muchas más. Hasta el momento, más de 70 organizaciones, como asociaciones empresariales, universidades, organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas han confirmado ya su participación en la campaña.

La idea es promover y debatir soluciones hipocarbónicas que se puedan llevar a la práctica para alcanzar el objetivo de la UE de reducir en una franja del 80 al 95 % las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2050. Además habrá un concurso paneuropeo para encontrar la idea mejor y más original. La campaña estará en marcha hasta finales de 2013.

La lista completa de proyectos que ya existen puede consultarse en esta dirección, a través de la cual también pueden enviarse nuevas iniciativas o sugerencias.


{jathumbnail off}