Los quesos de Suiza son famosos en todo el mundo gracias al cuidado y a las características artesanales con las que se elaboran. El pastoreo de las vacas es obligatorio en este país donde está totalmente prohibido el uso de hormonas y antibióticos en la crianza de ganado y donde ningún queso puede fabricarse con aditivos químicos.

Para elaborar un queso suizo se utiliza casi el doble de leche que para fabricar un queso de producción industrial. Las queserías reciben dos veces al día la leche recién ordeñada para garantizar la elaboración de un producto fresco y sano. El uso de leche cruda, no pasteurizada, posibilita un sabor más intenso y potencia los aromas derivados del pasto y forrajes.

Unos sabores que se deben, en esencia, a la leche con la que se elaboran, no pasteurizada y de las mejores vacas, vacas no hormonadas y alimentadas con pastos del prado, heno y hierbas naturales. Gran parte del mérito es de éstas, pero, son los maestros queseros suizos los que siguiendo el mismo proceso que cientos de años atrás, se encargan de transformar la leche en quesos de excelentísimo sabor, sin aditivos, ricos en vitamina D y aptos para intolerantes al gluten y a la lactosa, quesos que dan lugar a platos como esta Sopa de cebolla con Le Gruyère AOP, una receta ofrecida por Quesos de Suiza.

Sopa de cebolla con queso suizo Gruyère

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 400 g de cebollas cortadas en rodajas finas
  • 4 ramas de apio cortado en rodajas
  • 0,5 litros de consomé de verduras o de pollo (si fuera necesario, añadir más líquido)
  • 1 manojo de hierbas (tomillo, perejil y laurel atados con un cordón)
  • 1 pizca de nuez moscada

Para la bruschetta

  • Le Gruyère AOP rallado
  • 4 rebanadas de pan tostado
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Precalentar el horno a 200 °C.

Colocar la cabeza de ajo en una hoja de papel de aluminio. Verter una cucharadita de aceite de oliva encima, salpimentar y espolvorear con tomillo. Asara al horno. Reservar.

En un recipiente, mezclar las cebollas y el apio con aceite. Extender sobre la bandeja y hornear 20 minutos. Reservar.

En una cacerola con fondo grueso, hervir el consomé. Agregar la mezcla anterior de cebollas y apio, cocinar a fuego medio durante 10 minutos.

Machacar en un recipiente el ajo asado y agregar al potaje.

Para la bruschetta, precalentar el grill del horno, espolvorear las rebanadas de pan con queso Gruyère rallado y dejar gratinar durante unos minutos. Reservar.

Volviendo a la sopa, quitar el ramo de hierbas. Agregar la nuez moscada y seguir la cocción 1 minuto. Repartir el potaje en tazones. Acompañar con las bruschettas gratinadas.

Notas de cocina. El queso suizo Le Gruyère AOP destaca por su pronunciado aroma y sabor delicado a la vez que recio. Con notas más o menos saladas y un acabado afrutado, puede ser un entrante perfecto para multitud de ocasiones, desde exquisitas sopas, pasando por gratinados, platos de pasta, quiches, risottos, soufflés, tortillas, tartas y pasteles y hasta la original fondue Moitié-Moitié.

Sopa de cebolla con queso suizo Gruyère
78%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Sopa de cebolla con queso suizo Gruyère
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)