Con los agricultores usando sensores para decidir el momento perfecto de la cosecha, consultando aplicaciones para medir la temperatura del suelo y dirigiendo tractores automatizados a través de los campos, el mercado de la tecnología agrícola está creciendo en todo el mundo. Desde sistemas de propulsión para tractores y soluciones hidráulicas para maquinaria agrícola, hasta productos conectados para la agricultura inteligente.

En AGRITECHNICA 2017, la feria de tecnología agrícola más grande del mundo, que se está celebrando en Hannover (Alemania) hasta mañana sábado, Bosch está mostrando nuevas tecnologías para la agricultura inteligente y la maquinaria agrícola, tecnologías transferidas de los automóviles a la agricultura.

“Bosch puede ir más allá de los automóviles y de los atornilladores sin cable. Estamos llevando la alta tecnología a la agricultura, abriendo un mercado valorado en miles de millones”, asegura Markus Heyn, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH, avanzando que este campo de negocio está listo para seguir desarrollándose y que a mediados de la próxima década, la compañía planea duplicar las ventas de tecnologías para la agricultura.

Agricultura más sostenible y eficiente

Según los estudios, la población mundial alcanzará los ocho mil millones en 2025. Para alimentar a esa población será necesario cultivar más alimentos, pero la cantidad de tierra cultivable no está creciendo. Esto significa que los agricultores necesitan aumentar el rendimiento de sus cosechas. Mientras que en el año 1900 un agricultor alimentaba a cuatro personas, ahora la cifra es de 155 personas y sigue aumentando (fuente: Rheinischer Landwirtschafts-Verband).

En este sentido, la compañía alemana se ha propuesto que la agricultura sea más sostenible y eficiente. Y, una de las claves para alcanzar rendimientos agrícolas más elevados y lograr que el campo sea cada vez más eficiente es la conectividad. Los estudios indican que el mercado de la agricultura digital crecerá en todo el mundo desde los 3.500 millones de euros actuales hasta los 6.000 millones de euros. La “Smart Agriculture” y la conectividad están catapultando al futuro las explotaciones agrícolas, al mismo tiempo que impulsan nuevas tecnologías en Bosch.

“A través del Internet of Things y de la nube ‘Bosch IoT Cloud’, estamos digitalizando la agricultura”, asegura Markus Heyn. Y es que, desde la conectividad del campo hasta la maquinaria, este tipo de soluciones ayudan a los agricultores en su trabajo diario, optimizando las cosechas o haciendo que los procesos agrícolas sean más eficientes.

Cultivos vigilados en todo momento

Bosch también está aplicando sensores MEMS, desarrollados originalmente para automóviles, a la agricultura. Estos sensores miden valores relevantes como la temperatura y la humedad, y los transmiten a través de la nube a los smartphones de los agricultores. Mediante la correspondiente App, pueden vigilar sus cultivos en todo momento, sin importar dónde se encuentren, sin tener que controlar presencialmente los cultivos sobre el terreno. De esta forma, los agricultores ahorran tiempo y aumentan la calidad y el rendimiento de sus productos.

Otro servicio que la ‘Bosch IoT Cloud’ puede ayudar a hacer realidad es conectar la maquinaria agrícola. Los datos del vehículo pueden usarse para anticiparse a posibles fallos y solucionarlos a tiempo, evitando así averías y reparaciones costosas.

Resumen
Título
Tecnologías de los automóviles aplicadas a la agricultura
Descripción
Sensores para decidir el momento perfecto de la cosecha, posibilidad de consultar aplicaciones para medir la temperatura del suelo, tractores automatizados que se mueven a través de los campos...
Autor