“En la próxima década, decenas de cocineros norteamericanos educados en la auténtica cocina española y formados en restaurantes españoles comenzarán a trabajar en establecimientos a lo largo de todo Estados Unidos. Profesionales que desarrollarán una cocina que no será tipo mexicana, ni  caribeña, ni latinoamericana, sino fiel al estilo de España. No sólo compondrán una […]

“En la próxima década, decenas de cocineros norteamericanos educados en la auténtica cocina española y formados en restaurantes españoles comenzarán a trabajar en establecimientos a lo largo de todo Estados Unidos. Profesionales que desarrollarán una cocina que no será tipo mexicana, ni  caribeña, ni latinoamericana, sino fiel al estilo de España. No sólo compondrán una sólida lista de restaurantes españoles, sino que se crearán otros nuevos. En definitiva, aumentará la demanda estadounidense de vinos y productos de España”.

No se trata de ningún deseo o esperanza optimista nacida desde dentro de nuestras fronteras, sino de la previsión a futuro que expresa el diario estadounidense The New York Times en un reciente artículo firmado por Glenn Collins y publicado con motivo del inicio del nuevo curso de Spanish Studies (Estudios Españoles) en el International Culinary Center de Manhattan, para el que ha sido nombrado decano el cocinero español José Andrés.

NYTimes2El huevo frito, esencia de ‘españolidad’

En una de las primeras jornadas celebradas en la cocina de este prestigioso centro culinario, José Andrés hablaba sobre la esencia de ‘españolidad’ que hay en un sencillo huevo frito: “Toda mi vida he estado intentando freír un huevo de la forma correcta. Es la máxima humildad de un plato. ¿Por qué necesitamos hacer algo más complicado?”

El cocinero español se hacía eco de una pintura clásica de Velázquez de principios del siglo XVII, Vieja friendo huevos, para avanzar su línea de docencia en este centro: “Es un Velázquez, no podía ser más español y es muy simple. Todo el mundo piensa que la técnica española es complicada, pero se trata realmente de simplicidad y eso es exactamente lo que nosotros debemos enseñar.”

Ha sido la pasión por la cocina de su tierra natal –asegura The New York Times– la que llevó a José Andrés a sugerir al International Culinary Center la creación de un programa específico para sumergir a futuros profesionales en la cocina y el idioma de España.

La reputación gastronómica de España sigue creciendo

El artículo hace también referencia a la actual crisis económica por la que atraviesa nuestro país, explicando que la ‘subagenda’ del curso –atraer más productos españoles al mercado estadounidense–, nunca ha sido más necesaria, porque a pesar de que la reputación de España como ‘gastro chic’ continúa creciendo gracias a la fama de Ferran Adrià y otros chefs de la cocina de vanguardia, como se llama la nueva cocina española, las medidas europeas de austeridad han derivado en una crisis culinaria en España, con una tasa de desempleo del 24%, la más alta de Europa con alrededor de 12.000 restaurantes que han tenido que cerrar desde 2008.

Para José Andrés, el nuevo plan de estudios significa una clara una demostración de fe en el futuro de la cocina española: “Se puede pensar como una moda de hoy en día, pero no se trata de ningún capricho. Está aquí para quedarse”.

“Gran parte de la comida española en los Estados Unidos no ha sido auténtica”

Por su parte, Colman Andrews, fundador de la prestigiosa revista Saveur, además de biógrafo de Ferran Adrià y autor del libro Cocina catalana, publicado en 1988, comenta al respecto: “Gran parte de la comida española en los Estados Unidos no ha sido auténtica, sino una mezcla de muchas culturas, especialmente mexicana, dominicana, puertorriqueña y portuguesa. Pero este plan de estudios trae a la cocina española de vuelta a sus raíces”.

Fotos: The New York Times

Artículos relacionados

José Andrés, Decano de Estudios Españoles en el International Culinary Center

{jathumbnail off}