A finales del año 2011, la destilería escocesa Ardbeg fue invitada a participar en un experimento con una duración prevista de dos años cuyo objetivo era el de poner a prueba en el espacio compuestos micro-orgánicos procedentes de la producción de wisky en su factoría en la isla de Islay. Los viales, que fueron lanzados […]

A finales del año 2011, la destilería escocesa Ardbeg fue invitada a participar en un experimento con una duración prevista de dos años cuyo objetivo era el de poner a prueba en el espacio compuestos micro-orgánicos procedentes de la producción de wisky en su factoría en la isla de Islay.

Los viales, que fueron lanzados por el cohete Soyuz desde Baikanor en Kazajstán, contienen una clase de compuestos conocidos como ‘terpenos’, un conjunto de compuestos químicos muy extendidos en la naturaleza, a menudo muy aromáticos y con un fuerte sabor.

El experimento podría explicar el funcionamiento de estas complejas moléculas, ya que permanecerán en la Estación Espacial Internacional durante al menos dos años y ayudará a descubrir nuevos hallazgos sobre el cambio que estas moléculas sufren en un ambiente de casi gravedad cero.

Mientras se conocen los resultados, la destilería escocesa ha decidido celebrar el experimento lanzando ‘Ardbeg Galileo’ una edición limitada de ‘12 Years Old Single Malt Whisky’ homenaje al primer experimento mundial de maduración del whisky en el espacio, previamente anunciado en el Festival Internacional de Ciencia de Edimburgo, el pasado abril.

Independientemente de este experimento científico,cuyos resultados aún están por aplicar en un futuro,  la marca de wisky Ardbeg ha sido galardonada, por tres veces consecutivas, como el mejor whisky del mundo.

{jathumbnail off}