Hace unos tres años, un joven palentino, José María Reguera, perdió su trabajo como transportista. Obligado por las circunstancias y poniendo en juego toda su imaginación, decidió intentar fabricar su propia cerveza en su casa. Después de más de un año de experimentaciones, logró sacar su primera botella, que aunque según sus propias palabraas “sabía […]

Hace unos tres años, un joven palentino, José María Reguera, perdió su trabajo como transportista. Obligado por las circunstancias y poniendo en juego toda su imaginación, decidió intentar fabricar su propia cerveza en su casa. Después de más de un año de experimentaciones, logró sacar su primera botella, que aunque según sus propias palabraas “sabía a rayos”, poco a poco logró ir perfeccionando.

Malta, cebada, agua, lúpulo y levadura, unos ingredientes que tras moler y mezclar a mano, cocía en recipientes en la cocina de su propia casa para después, con paciencia, dejar reposar 40 días hasta que se llevara a cabo el primer proceso de fermentación, que más tarde debía completarse en  botella con una segunda fermentación.

Sin aditivos y con un toque de cilantro

Ahora, este joven ha logrado, con la ayuda de un grupo de amigos y de la Diputación de Palencia que le cedió una nave en un polígono de Venta de Baños, lanzar al mercado la marca Vacceum, una cerveza artesanal que según su autor ofrece muchas ventajas frente a las grandes marcas que se comercializan en bares y supermercados: “La elaboración artesanal conlleva que la cerveza no tenga ningún tipo de aditivo artificial”, además de un sabor muy particular, ya que como toque personal le añade cilantro, algo que la diferencia del resto de marcas tradicionales.

La cerveza, con una graduación alcohólica del 4,5%, saldrá a la venta a mediados de este verano, en envase de tercio y a un precio que rondará entre los 1,80 y 2,20 euros.

El nombre de Vacceum hace referencia a la población celtíbera que habitó la provincia siglos atrás. “Me gustó por la sobriedad del nombre y por el hecho de que esté vinculado a la tierra”, explica Reguera, quien además tiene pensado diversificar su producto lanzando próximamente una segunda versión un poco más tostada, a la que añadirá miel.