La inevitable vuelta al trabajo y a la rutina diaria incluye, en muchos casos, el quebradero de cabeza de pensar qué comidas preparar y cómo transportarlo hasta la oficina, colegio, fábrica o cualquiera que sea el lugar de trabajo, manteniendo los alimentos en un estado óptimo, sin que pierdan sus propiedades.

A lo que se añade que, a veces, las tareas diarias y la rapidez con que parecen pasar los días hacen que no tengamos demasiado en cuenta si los alimentos que se van a ingerir cubren todas las necesidades de nutrientes que el organismo necesita. Por ello, y para ayudar a llevar un estilo de vida saludable, a pesar de comer fuera de casa, el Instituto Silestone ha querido ofrecer una serie de consejos prácticos sobre la planificación y gestión de la alimentación de una manera correcta y segura.

Un tupper sano y seguro

Estas son algunas de las recomendaciones para una vuelta al trabajo saludable y sin complicaciones:

Planificación. Organiza un menú semanal para asegurar que no te faltan proteínas ni vitaminas. Para ello, deberás tener en cuenta las proporciones recomendadas para cada grupo de alimentos.

Elección del tupper. Hay que prestar especial atención a la elección del material del recipiente en el que se transportará la comida. El cristal, por ejemplo, es mucho más frágil y pesado, pero a su vez más higiénico y cómodo, ya que permite comer directamente del recipiente. Por otro lado, el plástico es más ligero, pero menos higiénico, ya que es más difícil de limpiar cuando el plato contiene aceite, grasas o alguna salsa. En cualquier caso, ambos materiales pueden ser aptos para microondas, ya que únicamente se calientan las moléculas de agua que desprenden los alimentos y, por tanto, no existe ningún riesgo para la seguridad alimentaria.

Salsas. Evita las elaboraciones a base de huevo, muy especialmente si es crudo, como es el caso de la mahonesa. Además, la principal recomendación es que cualquier tipo de salsa se incorpore en el mismo momento en el que vayas a comer, de esta forma los alimentos no se oxidarán y evitaremos contaminaciones cruzadas.

Emplatado. Es recomendable que el tupper sea visualmente apetecible, para ello es aconsejable jugar con los colores de los alimentos, no tener a las especias y utilizar salsas que aporten más sabor.

Dieta. Al menos un día a la semana incorpora en tu menú legumbres, arroces y pasta, ya que son alimentos que no pierden sabor ni sus propiedades al comerlos fuera de casa.

Lácteos. Los productos estables e higienizados siempre son la mejor opción. Es aconsejable priorizar el uso de quesos curados frente a los frescos, postres o lácteos industriales en vez de los caseros para asegurar una mejor conservación de los alimentos, sobre todo en épocas de mucho calor que es cuando los alimentos tienen peor conservación.

Preparación. Siempre hay que ser precavido y no consumir alimentos preparados con más de 48 horas de antelación o si tenemos alguna duda sobre su estado.

Reutilizar. Si eres partidario de reutilizar la comida que te ha sobrado durante el día es mejor no congelar de nuevo las preparaciones, sobre todo si se han consumido fuera del hogar, ya que podría dar lugar a intoxicaciones alimentarias.

Resumen
Título
De vuelta a la ofi, consejos para preparar un tupper saludable y seguro
Descripción
La inevitable vuelta al trabajo y a la rutina diaria incluye, en muchos casos, el quebradero de cabeza de pensar qué comidas preparar y cómo transportarlo hasta la oficina, colegio, fábrica...
Autor