El volumen de compra en el pasado año 2023 se estabilizó con una ligera bajada del -0,2 % y, aunque aún sigue siendo un 3,6 % inferior al periodo previo a la pandemia, las previsiones para 204 se mantienen en este escenario de estabilidad.

Así se recoge en un reciente análisis de la consultora internacional Kantar, que indica que tras los vaivenes que ha vivido el gran consumo en los últimos años, las perspectivas para 2024 apuntan al inicio de un nuevo ciclo que estará marcado por la estabilidad: volumen estable, crecimiento moderado de la marca de la distribución y recuperación de tendencias que ya venían construyéndose desde antes de la pandemia resumen el horizonte del año recién comenzado.

Nuevo ciclo marcado por la estabilidad

Por un lado el volumen en 2023 apenas ha decrecido un -0,2 %, una cifra más habitual que las vistas en años recientes dado que el mercado de gran consumo se caracteriza por su gran estabilidad, aunque no obstante, el volumen sigue siendo un 3,6 % inferior a 2019. Según este informe, si la recuperación del volumen prepandemia no ha sido posible es debido a la convergencia de tendencias subyacentes que vienen de largo con otros cambios de hábito propios de los tiempos de crisis.

Entre las tendencias de largo plazo, la consultora destaca:

  • El trasvase de volúmenes de venta del canal especialista al canal dinámico. Del total volumen perdido por el gran consumo, el 14,5 % se produce por el trasvase continuo de ventas del canal especialista y pequeño retail al canal dinámico, tendencia que viene de muy atrás y que se espera que se mantenga en 2024 y sucesivos años.
  • La disminución del desperdicio o la consolidación progresiva de las opciones preparadas. La reducción del desperdicio, que es una noticia excelente, está detrás del 24,6 % de reducción de volúmenes de compra que antiguamente acababa en la basura.
  • El delivery. La macrotendencia a comprar opciones de platos preparados o semipreparados implica una reducción de volúmenes del 11,3 %.

La suma de estos tres factores explica aproximadamente la mitad de la reducción de volúmenes, mientras que la otra mitad sería consecuencia de cambios de hábito más temporales y asociados a momentos de crisis, como ser menos impulsivo o, por ejemplo, ceñirse a la lista de la compra.

Y, finalmente, el informe avanza que en este año la estabilidad también llegará a la marca de la distribución, que alcanzó en 2023 una cuota en valor récord del 43,7 %, a pesar de haber incrementado su precio más que la marca del fabricante. Si bien su crecimiento no se va a detener, las previsiones de Kantar apuntan a que lo hará de una manera más moderada como parte de este nuevo escenario de estabilidad.

Resumen