Los hidratos de carbono son una de las tres fuentes de energía de las que el ser humano dispone, junto con las proteínas y las grasas. Sin embargo, lo primero que conviene saber es que existen carbohidratos buenos, como los contenidos en las frutas, y carbohidratos malos, como los del azúcar o las harinas refinadas.

Los carbohidratos se han considerado desde siempre imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. A pesar de ello, en la última década numerosos nutricionistas afirman que los hidratos de carbono no son buenos en demasía y, si lo que queremos es mantener la línea, deberíamos evitarlos. Lo cual genera dudas como si los carbohidratos son buenos o son malos para nuestro organismo, si engordan, o si se puede bajar de peso sin dejar los hidratos de carbono, entre otras muchas cuestiones.

Por ello, Artiem Fresh People, creadores del proyecto gastro sostenible Aportam —cuyo objetivo es demostrar que los hoteles pueden contribuir al desarrollo del paisaje, apoyar la economía rural, mantener las costumbres locales mientras aportan valor a sus huéspedes— han querido ofrecer estas once claves sobre este macronutriente, para saber lo que comemos, y por qué.

Claves sobre los carbohidratos

Existen dos tipos de carbohidratos: los simples (malos), y los complejos (buenos). Los carbohidratos complejos, como granos integrales y legumbres, contienen largas cadenas de moléculas de azúcar y, por lo general, el organismo se toma más tiempo para descomponerlos y utilizarlos. Esto, a su vez, le proporciona al cuerpo una cantidad más equitativa de energía.

Las frutas y verduras son carbohidratos simples, ya que están compuestas de azúcares básicos, pero son diferentes a las galletas, pasteles o bebidas edulcoradas, porque su fibra cambia la forma en que el cuerpo procesa los azúcares y ralentiza la digestión. Se parecen a los carbohidratos complejos, y debemos consumirlos abundantemente.

Los carbohidratos simples se componen de azúcares básicos fáciles de digerir, con poco valor para el organismo. Cuanto más alto en azúcar y más bajo en fibra, peor es el carbohidrato.

Podemos encontrar hidratos de carbono complejos en alimentos como el arroz integral, pasta de trigo integral, los frutos secos, la avena, el pan integral, el marisco, etc.

Es importante consumir hidratos de carbono para la salud intestinal y para la eliminación de residuos.

La cantidad de hidratos de carbono que debemos consumir dependerá directamente de la actividad física que realicemos, ya que cuando el cuerpo necesita realizar ejercicio, la fuente que utiliza es el carbohidrato. Si llevamos una vida sedentaria deberíamos reducir la ingesta de carbohidratos.

Debemos disminuir el consumo de los hidratos de carbono simples como el azúcar, las harinas refinadas y los dulces, y eso incluye los zumos de frutas.

Los hidratos de carbono aportan cuatro calorías por gramo, pero son fácilmente asimilables y rápidas de quemar por parte del organismo. Las calorías que nos tienen que preocupar realmente son las que provienen de las grasas, ya que son las que el organismo acumula con más facilidad y apenas quema.

Las mejores fuentes de carbohidratos son las naturales y de un solo ingrediente: la quinoa, el plátano, las lentejas, la avena, etc.

Los hidratos de carbono son muy necesarios para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central, los riñones, el cerebro y los músculos.

Los carbohidratos producen sensación de bienestar y elevan los niveles de serotonina.

Resumen
Once cosas que conviene saber sobre los carbohidratos
Título
Once cosas que conviene saber sobre los carbohidratos
Descripción
Los carbohidratos son una de las tres fuentes de energía para el ser humano. Sin embargo, lo primero que conviene saber es que los hay buenos, como las frutas, y malos, como los del azúcar o harinas refinadas.
Autor