El Boletín Oficial del Estado de ayer jueves publicaba la orden que establece la reserva marina de interés pesquero de Sa Dragonera y define su delimitación, zonas y usos, una nueva reserva que cuenta con una superficie de 457 hectáreas en el sureste de la isla de Mallorca, de las que 82 serán de reserva integral, sin usos permitidos salvo el seguimiento científico y previa autorización.

La protección de los recursos marinos en esta zona del Mediterráneo se garantiza mediante un convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la propia Comunidad Autónoma de las Islas Baleares para la gestión compartida de la reserva marina de Levante de Mallorca – Cala Rajada, y que se amplía ahora para incluir en su ámbito de aplicación la nueva reserva marina de Sa Dragonera, una incorporación con la que se amplía a doce el número de espacios protegidos que componen la Red de Reservas Marinas de Interés Pesquero de España, nueve en el Mediterráneo y tres en Canarias.

Las reservas marinas ofrecen protección a más de 103.000 hectáreas, de las que algo más del 10 % son zonas de protección integral. Cinco de estas reservas están gestionadas en exclusiva por el Ministerio, porque se encuentran en zonas donde solamente hay aguas exteriores —Masía Blanca, Islas Columbretes, Cabo de Gata-Níjar, Isla de Alborán e Isla de la Palma—, mientras que las otras siete son de gestión compartida con las comunidades autónomas, ya que existen aguas exteriores e interiores: Levante de Mallorca-Cala Rajada, Sa Dragonera, Isla de Tabarca, Cabo de Palos-Islas Hormigas, Cabo Tiñoso, Isla Graciosa-Islotes del norte de Lanzarote y Punta de la Restinga-Mar de las Calmas.

Así es la reserva marina de Sa Dragonera

La reserva marina de Sa Dragonera se caracteriza por su perfil abrupto y fondos rocosos, donde las distintas especies encuentran zonas de protección y abrigo. En su interior destacan las praderas de posidonia oceánica, arrecifes y cuevas sumergidas, donde conviven poblaciones con gran potencial de recuperación, como mero, cabracho, morenas, brótolas, corvina negra, sargos, chopa, doradas y dentón, así como seriolas y espetones.

Una nueva reserva que también contribuirá a la protección de las aves marinas de la Zona de Especial Interés para las Aves (ZEPA), como la pardela (cenicienta y balear), y la gaviota de Audouin, completando de esta manera la protección y recuperación del hábitat marino en torno a las Islas Baleares.

La zonificación contempla una reserva integral, donde sólo se autorizan trabajos científicos debidamente justificados y una zona de usos restringidos con puntos para el buceo de recreo. Por el exterior de estas dos zonas se permitirá la pesca profesional artesana —palangrillo, potera para calamares y curricán de superficie— y de recreo, curricán de superficie y volantín.

La regulación de las actividades pesqueras, profesionales y recreativas, en aguas exteriores se armoniza con las ya existentes para aguas interiores. Mientras, para las inmersiones de buceo de recreo se ha establecido una regulación adecuada en cuanto a puntos y cupos de inmersión, en consenso con el sector para que su práctica sea compatible con el objetivo de protección.

Resumen
Sa Dragonera, nueva reserva marina de interés pesquero
Título
Sa Dragonera, nueva reserva marina de interés pesquero
Descripción
El BOE de ayer jueves publicaba la orden que establece la reserva marina de interés pesquero de Sa Dragonera y define su delimitación, zonas y usos, una nueva reserva que cuenta con una superficie de 457 hectáreas en el sureste de la isla de Mallorca, de las que 82 serán de reserva integral.
Autor