Si hablamos de comer en el Museo del Louvre, podemos tener la seguridad de que los mejores platos no los vamos a encontrar en alguno de los espléndidos restaurantes situados en “Le Carrousel du Louvre”, el lujoso centro comercial subterráneo, sino que los disfrutaremos pintados sobre los mismísimos lienzos expuestos en las paredes del museo. […]

Si hablamos de comer en el Museo del Louvre, podemos tener la seguridad de que los mejores platos no los vamos a encontrar en alguno de los espléndidos restaurantes situados en “Le Carrousel du Louvre”, el lujoso centro comercial subterráneo, sino que los disfrutaremos pintados sobre los mismísimos lienzos expuestos en las paredes del museo.

Esa parece ser también la conclusión a la que ha llegado Yves Pinard, jefe de cocina del Grand Louvre, el mítico restaurante ubicado debajo de la pirámide de IM Pei, quien acaba de presentar un libro, titulado La Comida en el Louvre, una joya con 79 páginas dedicadas a los mejores bodegones de comida o alimentación del museo.

La pintura como fuente de inspiración

Pinard ya había utilizado algunas de esas pinturas como fuente de inspiración para sus propios platos en el restaurante y de hecho algunas de esas recetas, junto con los cuadros de los que partieron, están descritas en el libro, dejando en el lector una curiosa sensación de intriga anacrónica, con unas combinaciones de ingredientes hoy en día tan extravagantes como el ala de raya, el pecho de cerdo, faisán al azafrán, etc.

Con un magnífico prólogo escrito por Paul Bocuse, el laureado chef con tres estrellas Michelin y para muchos el mejor cocinero del siglo, el libro sirve al lector una especie de buffet de arte culinario que contiene desde sencillas cestas de fruta, pasando por llamativos bodegones de carne y pescados, hasta llegar a lujosas escenas de banquetes con sus imágenes de caza, un total de cuarenta obras pictóricas animadamente comentadas por Yves Pinard.

La realidad es que, después de una visita al museo y tras haber pasado varias veces por delante de pinturas como un San Sebastián atravesado cruelmente por cientos de flechas, la propuesta de centrarnos en estas bonitas y apetecibles escenas gastronómicas resulta un verdadero acierto.

Food in the Louvre
Autor: Yves Pinard
Editado por Flammarion
79 páginas