La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), celebra cada año el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre, en conmemoración de la fecha en que fue fundada esta organización internacional, en 1945. El lema escogido para este año es: “El precio de los alimentos: de la crisis […]

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), celebra cada año el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre, en conmemoración de la fecha en que fue fundada esta organización internacional, en 1945.

El lema escogido para este año es: “El precio de los alimentos: de la crisis a la estabilidad”, una reflexión con la que se pretende dar a conocer las medidas que se han adoptado para dar solución a esta tendencia.

Las grandes oscilaciones en los precios, sobre todo los incrementos, suponen una grave amenaza para los países en vías de desarrollo. Según el Banco Mundial, el incremento del coste de los alimentos en 2010-2011, ha llevado a 70 millones de personas a la pobreza total.

Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad

Las variaciones drásticas de los precios, especialmente al alza, constituyen una grave amenaza para la seguridad alimentaria de los países en desarrollo. La población pobre es la más gravemente afectada.

“Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad” se ha elegido como el tema del Día Mundial de la Alimentación de este año para arrojar luz sobre esta tendencia a la volatilidad y las medidas que se pueden adoptar para mitigar sus efectos en la población más vulnerable.

En el Día Mundial de la Alimentación de 2011, la FAO propone analizar en profundidad las causas de la variación de los precios de los alimentos, con el objetivo de entre todos, llegar a tomar las medidas necesarias para reducir sus repercusiones en los miembros más débiles de la sociedad mundial.