Como consecuencia del llamado ‘problema de colapso de colonias’ (o Colony Collapse Disorder,CCD, en inglés) —un reciente fenómeno por el que una considerable cantidad de abejas de una colmena desaparecen repentinamente— la labor de polinización a lo largo de todo el mundo que estos insectos llevan a cabo podría estar en peligro y con ella, la floración de muchas plantas de las que la humanidad depende para cubrir sus necesidades de alimentación.

Supuestamente, en un plazo determinado de tiempo algún equipo de científicos debería encontrar una solución para este problema. Pero también podría haber una solución tecnológica que remediara la falta de polinización. Según el Smithsonian, el mayor museo y complejo investigador del mundo, un grupo de investigadores ha elaborado recientemente los fundamentos de una abeja robótica que dicen podría utilizarse para polinizar las plantas, localizar las zonas de desastre o realizar cualquier tipo de tareas donde un pequeño enjambre de abejas robot podría ser de utilidad.

Algunos de los científicos detrás del proyecto —Robert Wood, Radhika Nagpal y Gu-Yeon Wei— publicaron recientemente en Scientific American un artículo acerca de su trabajo: “Aparentemente, la tarea se presenta casi imposible. Gracias a millones de años de evolución, las abejas se han convertido en increíbles máquinas voladoras. Sus pequeños cuerpos pueden volar durante horas, mantener la estabilidad durante fuertes ráfagas de viento, buscar flores y evitar a los depredadores. Ahora tratamos de hacer lo mismo con un robot del tamaño de una moneda”.

Los ‘RoboBees’ 

Los ‘RoboBees’ son robots voladores del tamaño de las abejas, lo que supone una enorme cantidad de retos físicos e informáticos. En dimensiones tan pequeñas, determinados componentes, como motores o cojinetes, resultan ineficientes, por lo que se les debe aplicar músculos artificiales especialmente diseñados para activar y controlar el vuelo.

Además, las pequeñas abejas deben pensar por sí mismas utilizando sensores en miniatura para interpretar las señales ambientales, así como procesadores para tomar decisiones sobre qué hacer a continuación.
Al igual que las abejas reales, los ‘RoboBees’ funcionan mejor cuando se emplean como enjambres de miles de individuos, coordinando sus acciones sin depender de un solo líder. La colmena debe ser lo suficientemente resistente como para que el grupo pueda completar sus objetivos, incluso si muchas abejas fracasan.

La investigación

Sobre esta base, en 2009, Robert Wood, Radhika Nagpal y Gu-Yeon Wei, junto con colegas de la Universidad de Harvard y la Universidad de Northeastern, comenzaron a considerar seriamente lo que se necesitaría para crear una colonia de abejas robóticas: “Nos preguntamos si las abejas mecánicas podrían replicar no sólo el comportamiento de un individuo, sino el comportamiento único que surge de las interacciones entre miles de abejas. Ahora hemos creado los primeros RoboBees y estamos trabajando en sistemas y métodos para hacer que miles de ellos cooperen como una colmena real”, afirma el equipo investigador.

 

Resumen
Abejas robot podrían polinizar las plantas en el futuro
Título
Abejas robot podrían polinizar las plantas en el futuro
Descripción
Un grupo de investigadores ha elaborado recientemente los fundamentos de una abeja robótica que aseguran que podría utilizarse para polinizar las plantas.
Autor