Con 13.000 metros cuadrados, el 75% por debajo del nivel de la calle, el Museo-Centro de Arte Contemporáneo ARTIUM (Vitoria) fue inaugurado el 26 de abril de 2002, un singular diseño inspirado en la construcción de una bodega y firmado por el arquitecto José Luis Catón Santarén.

Con 13.000 metros cuadrados, el 75% por debajo del nivel de la calle, el Museo-Centro de Arte Contemporáneo ARTIUM (Vitoria) fue inaugurado el 26 de abril de 2002, un singular diseño inspirado en la construcción de una bodega y firmado por el arquitecto José Luis Catón Santarén.

Museo-bodega

Un emplazamiento con unas condiciones de partida sumamente estrictas, unas necesidades a cubrir complejas derivadas de la actividad para la que estaba destinado el edificio y una voluntad por lograr espacio libre dentro del apretado tejido urbano de la capital vasca; tres variables sobre las que se iba a construir el centro-museo.

Y con todo el conjunto, una reflexión que se convirtió en la idea fundamental sobre la que se erigiría ARTIUM: estructurar el espacio disponible bajo la cota cero hasta crear un espacio subterráneo, un museo-bodega del que sólo son visibles dos volúmenes: el primero, en hormigón blanco, despojado de vestiduras arquitectónicas para reducirlo a mera naturaleza bruta y que da la bienvenida al visitante; y el segundo volumen, en granito gris, que emerge de la superficie para delimitar la plaza interna con su imponente frontalidad de 79 metros de anchura y tan sólo 14,3 metros de profundidad. 

Experiencia bajo tierra

Y es así, continuando con su singularidad, que al acceder por primera vez a ARTIUM la agudeza del visitante ya puede percibir una sensación extraña. Esta es la primera de muchas de las sensaciones derivadas de su especial arquitectura subterránea, que el visitante disfrutará durante su experiencia museística.

Al colocarse frente a las escaleras, da la impresión de que algo está fuera de lugar, desplazado de donde le correspondería estar, pero muy pocos descubren el porqué. Porque es complicado a simple vista percibir que el eje de las escaleras está desviado respecto al eje de perpendicular de la fachada. Y de nuevo un invisible porqué. Porque las escaleras superan la ortogonalidad arquitectónica para seguir el dictado del eje del cantón que, situado al otro lado de la calle, atraviesa el caso medieval y desciende desde su cumbre.

Así comienza la visita a ARTIUM, en la que el visitante primerizo muy probablemente acabe desorientado, algo habitual cuando estamos bajo tierra y perdemos de vista las referencias que nos ofrecen el cielo, la luz exterior, la vista desde una ventana…

Resumen
ARTIUM y la arquitectura de un museo-bodega
Título
ARTIUM y la arquitectura de un museo-bodega
Descripción
Con 13.000 metros cuadrados, el 75% por debajo del nivel de la calle, el Museo-Centro de Arte Contemporáneo ARTIUM (Vitoria) fue inaugurado en abril de 2002, un singular diseño inspirado en la construcción de una bodega
Autor