La gran mayoría se la sidra natural tradicional se vende a través de los establecimientos de hostelería, y este es el motivo principal por el que el pasado año 2020 la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias certificara un 35 % menos de botellas que en el año anterior, 2019.

El volumen de entrega de contraetiquetas en el año 2020 de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias ha sido de 3.083.000 precintas, lo que supone un 35 % menos que en 2019, año en el que las entregas se cifraron en 4.791.000 precintas, un descenso que desde el Consejo Regulador atribuyen a la crisis sanitaria, ya que el 86 % de ventas de la sidra natural tradicional se efectúa por medio del canal hostelero.

En este sentido, las restricciones derivadas de la alarma sanitaria supusieron durante el pasado año el cierre de la hostelería por un período de casi cuatro meses —primero a lo largo del confinamiento desde el 14 de marzo hasta el 25 de mayo, y más tarde del 4 de noviembre al 14 de diciembre, por el repunte de contagios— per, además, en los períodos de reapertura los establecimientos tuvieron que hacerlo con grandes limitaciones, como la prohibición del uso de la barra y la reducción de mesas, aforos y horario que impidieron consumir con normalidad.

La sidra natural, una bebida social

Y es que la sidra natural de escanciar es una bebida social, de compartir, y por ello en la actual coyuntura su vulnerabilidad es mayor que otro tipo de consumiciones, a pesar de que desde el Consejo Regulador aseguran que se ha trabajado en campañas de promoción, de sensibilización y en iniciativas como los vasos de colores, en favor de un consumo más seguro adaptado a las circunstancias actuales.

“La pandemia ha interrumpido el crecimiento de ventas anual, pero no ha influido en que cada vez haya una mayor aceptación del consumo de producto con denominación de origen, gracias al aumento de la sensibilidad de los consumidores en torno a productos locales, de cercanía. La mayoría de llagares coinciden en que las ventas de la sidra DOP con respecto a la sidra común han aumentado considerablemente”, comentan desde el Consejo Regulador, añadiendo que, a pesar del descenso en ventas de la sidra natural tradicional en hostelería, destaca el aumento de ventas en Alimentación de un 28 % respecto al año pasado, en el propio llagar a un 54 %, y en el canal online un 75 %.

Resumen
Balance 2020 de la Sidra de Asturias: un 35 % menos
Título
Balance 2020 de la Sidra de Asturias: un 35 % menos
Descripción
La gran mayoría se la sidra natural tradicional se vende a través de los establecimientos de hostelería, y este es el motivo principal por el que el pasado año 2020 la DOP Sidra de Asturias certificara un 35 % menos de botellas que en el año anterior, 2019.
Autor